El Optimismo de Trump es Pesimismo para la Bolsa

Artículos Especiales

El Optimismo de Trump es Pesimismo para la Bolsa
Martes, 06 Marzo 2018 11:27

Comparte en redes sociales

En la primera semana de febrero, tras haber alcanzado máximos históricos, los mercados de Estados Unidos tuvieron el mayor desplome desde 2011, año en el cual Moody’s cambió la perspectiva crediticia de EE.UU. de positiva a negativa tras la ampliación del límite de endeudamiento del gobierno. Cuando el presidente estadounidense celebraba el aumento anual de 2.9% de los salarios y la reducción al 4.1% del desempleo gracias a la reforma fiscal, el índice Dow Jones presentó el mayor declive intradiario de la historia, afectado por este resultado. La bolsa del país norteamericano reaccionó negativamente al informe salarial, ya que el crecimiento en los salarios puede significar un incremento en el precio de los productos, acrecentando la probabilidad de que la FED retire los estímulos monetarios más pronto. (También puede interesarle: ¿Por Qué la Flexibilización Cuantitativa No se ha Traducido en inflación en Estados Unidos?)

trumpshutterstock 512835328
Fuente: Shutterstock

Con la reforma fiscal se reducen de 35% a 21% los impuestos que pagan las compañías, buscando la liberación de la presión tributaria de los últimos años, que conduzca a disminuir el desempleo, aumentar el flujo de capitales e impulsar el crecimiento de pequeñas empresas. También contempla un recorte de los impuestos a los ingresos de las personas, aumentándolos en un 2.2% tras descontar los impuestos, lo cual impulsará el consumo de los hogares en el corto plazo. Los resultados positivos de Estados Unidos durante el nuevo mandato presidencial en temas de desempleo, los salarios y los estados financieros de las empresas muestran la fortaleza que tiene la economía actualmente y deberían alentar al mercado accionario, pero también allanan el camino para que la Fed realice más de tres incrementos en la tasa de interés este año, afectando los créditos de consumo, vivienda y comerciales, lo cual se traduce en una caída de la demanda. (Lea también: ¿Podrán las Políticas de Trump Lograr que Estados Unidos Vuelva a Ser la Capital Industrial del Mundo?)

Actualmente la economía estadounidense se encuentra operando en su capacidad máxima y el mercado laboral es cada vez más limitado. A pesar del potencial de crecimiento que se espera con la reforma, muchos analistas siguen escépticos sobre los efectos que puede traer al país, argumentando que el estímulo fiscal significaría un aumento en la inflación en lugar de un crecimiento económico sostenido. Además, los más beneficiados con la reforma son los ciudadanos con mayores ingresos, los cuales son menos propensos a aumentar el consumo que la clase media y baja, disminuyendo el efecto del recorte impositivo sobre esta variable.

El resentimiento que tuvo el mercado accionario fue un reflejo del riesgo que perciben los inversionistas de cara a la reforma y a la respuesta que puede tener la Reserva Federal frente al crecimiento de la inflación esperado por la reducción fiscal. Además de esto, otro factor que preocupa al mercado es el incremento de la deuda pública. El presidente espera que la brecha presupuestal que genere la reducción de impuestos se logre pagar con el fortalecimiento económico del país, pero la mayoría de las estimaciones apuntan a que en 10 años la deuda aumente más de un trillón de dólares, afectando la percepción de riego del país y la capacidad de respuesta dada una crisis económica. (Lea también: ¿Cuáles son los Países con Mayor Recaudo de Impuestos?)

Con la situación actual de la economía estadunidense, la reforma tributaria puede considerarse fuera de lugar. En el corto plazo significa un impulso para la economía a través del crecimiento de la industria, las inversiones de capital y el aumento de la demanda, pero existe cierta incertidumbre sobre las consecuencias en el largo plazo, ya que el endeudamiento del gobierno que ha venido aumentando los gastos en los últimos años y el crecimiento de la inflación pueden llevar a la Fed aplicar políticas monetarias más restrictivas puede contrarrestar los efectos positivos de la reforma.

Sectorial
¿Desea recibir diariamente el contenido de Sectorial? Suscríbase


Captcha

Subir