El Reto Pepsi Sigue Vigente en las Estrategias de Mercadeo

Artículos Especiales

El Reto Pepsi Sigue Vigente en las Estrategias de Mercadeo
Viernes, 16 Marzo 2018 11:37

Comparte en redes sociales

El reto Pepsi fue un caso de marketing aplicado por esta compañía con el fin de demostrar las preferencias de Pepsi sobre CocaCola. El primer experimento fue realizado en 1975 en distintos centros comerciales y grandes superficies del mundo. La prueba era a ciegas y consistía en probar ambos productos y elegir. Pese a que las personas preferían a Pepsi por su sabor, a la hora de comprar optaban por CocaCola. El sociólogo Malcom Gladwell afirma que una explicación para este comportamiento es que “las personas, cuando toman solo un sorbo, suelen preferir la bebida más dulce (como Pepsi, que es un 7% más dulce que la CocaCola), pero no es así cuando beben una lata completa”.

Reto Pepsi
Fuente imagen: Shutterstock

En 2003, el científico Read Montague, realizó nuevamente el experimento con los sujetos sometidos a pruebas de Resonancia Magnética Funcional (ver: La Neurociencia Aplicada al Marketing). En esta ocasión volvieron a preferir el sabor de Pepsi sobre el de CocaCola y sus cerebros presentaban mayores niveles de excitación al beber Pepsi. Montague, en una segunda prueba, decidió añadir la etiqueta y destapar los ojos de los participantes, quienes en su mayoría (75%) prefirieron Cocacola. La razón de esta decisión es la historia, la marca, el logo, los diseños de su botella, los comerciales y la trayectoria.

De aquí se concluyó que el ser humano tiene una constante lucha entre el pensamiento racional y el emocional. Es entonces, en este segundo, en el que se han enfocando las empresas en la actualidad, ya que pueden impactar de manera contundente en las decisiones de los consumidores.

En su momento Kristin Patrick, vicepresidenta senior y directora de marketing de PepsiCo Bebidas Global, afirmó que “el Reto Pepsi es una pieza icónica de nuestro valor de marca y sintetiza nuestro espíritu y actitud para hacer las cosas”.

El reto Pepsi es una estrategia publicitaria que sigue vigente. Dadas las condiciones actuales de mercadeo y estrategia, el marketing sensorial se orienta a los sentidos, dependiendo del producto con el que se quiera impactar e impregnar en la conciencia del cliente. Es utilizado por aquellas empresas que deseen ser disruptivas, originales y transmitir otro tipo de experiencia en el cliente.

El índice de regreso, es decir, la repetición de compra en aquellas tiendas que aplican esta estrategia, es más alto. Explicamos a continuación algunos ejemplos de las tácticas aplicadas por el marketing, hoy por hoy, con cada uno de nuestros sentidos.

1. VISTA: el marketing visual se dedica a jugar con los colores, las formas, la distancia y el tamaño de los artículos. Se quedan en la mente del consumidor en aspecto de imagen. Para el 85% de los clientes el color del producto actúa como detonante en la decisión de compra.

2. OLFATO: en este el uso de aromas es la clave. Dependiendo del tipo de olor, se crean las sensaciones, ya que algunos son desagradables. Por ejemplo, un olor suave transmite comodidad y seguridad. Algunas tiendas de electrodomésticos y de ropa incluso venden apoyados por el olor de la tienda.

3. OIDO: el marketing auditivo se usa para generar recordación en las personas. Las canciones se asocian fácilmente al producto publicitado. La música también le da una identidad a la marca, ya que tiene tanto protagonismo que cambia el estado de animo de las personas, por lo que la influencia psicológica que se genera puede ayudar al consumidor en la decisión de compra.

4. GUSTO: como en el caso del reto Pepsi, este es característico de los productos alimenticios. El 15% de las personas recuerdan los sabores y generalmente se recuerdan más cuando son desagradables. Hoy en día es muy común en los supermercados tener muestras gratuitas de los alimentos para incitarlos a la adquisición.

5. TACTO: poder tocar el producto favorece la relación cliente-producto, porque es sinónimo de confianza. Algunos productos con carteles de “prohibido tocar”, establecen instantáneamente una barrera. Un ejemplo para esto son las empresas textiles o de colchones, donde, para poder comprar el producto es necesario tocarlo.

En la actualidad, como estrategia de ventas, no basta con comprender el trending, sino identificar qué técnicas se utilizan para llegar al cliente, pues el acto de compra no se limita a lo racional sino emocional, pasando por un proceso sensorial. Los sentidos captan la intensidad de las sensaciones que se viven y a partir de esto la corteza cerebral indica lo que nos gusta y lo que no. Es por ello que el marketing sensorial logra optimizar al mismo tiempo la atracción, el interés y la decisión de compra de los consumidores.

Artículos Relacionados:

Sectorial
¿Desea recibir diariamente el contenido de Sectorial? Suscríbase


Captcha

Subir