Sector
¿Cómo Afecta el Índice de Natalidad la Economía del País?
Miércoles, 01 Agosto 2018 11:34

Written by  Artículos Especiales
Comparte en redes sociales

Una de las evoluciones recientes que ha tenido la sociedad colombiana es el cambio en la tasa de natalidad. En el siglo XX, era común que los hogares del país fueran numerosos; sin embargo, con el paso del tiempo esta situación ha cambiado, entre otras razones por las mejoras en el acceso a la educación, la salud y la incursión de las mujeres en el mundo laboral.

Natalidad
Fuente imagen: Pexels

De esta forma, la última década se ha caracterizado por una disminución en la tasa de natalidad, tema de relevancia en términos económicos. Los cambios en la composición de los hogares son de gran preocupación para varios países debido a los impactos negativos de la disminución de la población, especialmente joven. Como ejemplo, se tiene a Estados Unidos, donde la baja fecundidad está afectando al sector de los pañales, con una marcada disminución en las ventas.

En general, las consecuencias que trae este cambio en la composición de la sociedad se ve reflejada en la economía, puesto que, al disminuir la natalidad, la relación entre número de jóvenes y adultos se desequilibra, afectando la tasa de reposición en el mercado laboral. Además, el gobierno recauda menos impuestos y las personas en edad laboral no logran sostener a la creciente población de la tercera edad. Esto incrementa el costo de programas como la seguridad social, ya que las pensiones de los jubilados se pagan con el dinero que ingresa de las cotizaciones de los trabajadores laboralmente activos.

Según Mauricio Perfetti, director del Dane, “el promedio ahora es de 2,2 hijos por hogar; en 2005 era de 2,4 hijos y en 1985 de 3,3 hijos”. Esto implica una reducción en el número de jóvenes y un aumento de los ancianos.

Por su parte, el estudio Misión Colombia Envejece, realizado por Fedesarrollo, detectó que el envejecimiento no se está dando de manera homogénea, es decir, no se da en todo el país, sino que ocurre de forma acelerada en las zonas urbanas, sobre todo en las principales ciudades.

Además, advierte las implicaciones tanto económicas como sociales que se presentarán en el tema de las pensiones y los servicios de salud requeridos por la población de la tercera edad, con un gasto total en salud que podría significar el 8% del PIB en el 2050.

Frente a esto, el gobierno deberá tomar medidas que garanticen una buena atención a la población y que apunten a solucionar los problemas del mercado laboral, el cual se verá directamente afectado por la disminución de la mano de obra joven.


Yoleosectorial

Sectorial
¿Desea recibir diariamente el contenido de Sectorial? Suscríbase
   

Captcha