Sector
El Viaje de la Luz
Viernes, 08 Marzo 2019 11:34

Artículos Especiales
Comparte en redes sociales

Desde que el hombre se asentó, la iluminación se hizo necesaria, principalmente como medio de defensa para detectar incursiones de otras poblaciones humanas o de animales salvajes. La forma de iluminación más primitiva es el fuego, producido a partir de madera en hogueras o antorchas. Luego, se dio un salto con la extracción de aceite, tanto de origen animal como vegetal, gracias a lo cual fue posible transportar una llama encendida en envases. Existe evidencia de que en Mesopotamia, hace más de 4.500 años, se hacía uso de candiles y vasijas como lámparas, especialmente diseñadas para el almacenaje y transporte del aceite.

shutterstock 686105482
Fuente imagen: Shutterstock

El segundo gran hito fue la creación de la vela, la cual fue inventada en el 3.000 A.C, en Egipto. Las velas egipcias consistían en una rama recubierta de grasa animal que servía como combustible. También hay indicios de que los chinos utilizaron una especie de vela producida con grasa de ballena cerca del 200 A.C. Sin embargo, no fue hasta la Edad Media europea que comenzarían a fabricarse con la forma que se conoce hoy día. En dicha época, se elaboraban con cera de abejas, mientras que en el siglo XIX, con el descubrimiento del petróleo, inició la producción a base de parafina.

Posteriormente, la iluminación evolucionó con el gas. Si bien los chinos fueron los primeros en usar el gas con el fin de iluminar, extrayéndolo de forma rudimentaria a través de palos de bambú, fue en el siglo XIX cuando William Murdock usó de manera exitosa el gas de carbono para iluminar la fábrica donde laboraba. Luego, Murdock ayudó a implementar el primer sistema de iluminación público de Londres.

En el siglo XIX también se utilizaban lámparas de queroseno en los hogares y las zonas rurales, método de iluminación que funciona a base de aceite. En esencia, las lámparas de queroseno consisten en un envase de vidrio con un tanque de almacenaje en la base y una mecha en el interior. En un principio se utilizó aceite de ballena como combustible, lo que condujo a la pesca indiscriminada de este animal y casi a su extinción. En 1859 se descubrió que del petróleo podía extraerse el aceite requerido y las lámparas fueron adaptadas para el uso con derivados de este mineral.

Ver también: Inventos Sencillos que Generan Fortunas

Aún con sus ventajas, estas formas de iluminación tenían el inconveniente de ser peligrosas, ya que funcionaban a base de fuego y algún elemento inflamable. Buscando remediar este problema, se empezó a experimentar con electricidad, creando lámparas a base de arcos eléctricos o tubos de vacío. El método más viable fue el de Thomas Edison, el cual tomaba la electricidad como método de ignición y un filamento de carbono como combustible. (Los Fracasos de la Mente Brillante de Thomas Edison) Si bien el principio es el mismo que en los métodos anteriores, el hecho de que la combustión se produzca en un entorno aislado reduce el riesgo de explosiones e incendios.

Así, las fuentes lumínicas eléctricas desplazaron a las demás. La bombilla con filamento de carbono se utilizó durante buena parte del siglo XX, no obstante, con el tiempo, se descubrió que el método desarrollado por Edison no era el más eficiente, lo que dio paso a experimentos con otros combustibles. El caso más exitoso fue el gas de mercurio, que solo se haría masivo a partir de los ochenta, cuando comenzaron a surgir las primeras preocupaciones ambientales. Hoy en día este es el método más común de iluminación, tanto en hogares como en fábricas, gracias a su rendimiento energético.

Ver también: Energías Renovables: ¿Cuáles Tienen Potencial en Colombia? (Infografía)

En la actualidad, las investigaciones en iluminación están dirigidas a la eficiencia eléctrica y a la implementación masiva de las lámparas LED. Esta es una tecnología que permite ahorros eléctricos mayores que las lámparas fluorescentes con un tiempo de vida mayor.

Ver también: Empresas que Apuestan por Cambios en Energías y Materia Prima en Pro del Ambiente (Infografía)

Yoleosectorial

Sectorial
¿Desea recibir diariamente el contenido de Sectorial? Suscríbase
   

Captcha