Créditos Educativos en Estados Unidos, una Deuda para Toda la Vida

Artículos Especiales

Créditos Educativos en Estados Unidos, una Deuda para Toda la Vida
Lunes, 23 Septiembre 2019 10:37

Comparte en redes sociales

Al igual que en Colombia, en Estados Unidos una gran cantidad de jóvenes acceden a créditos para financiar su educación, con la esperanza de cancelar la deuda en el futuro profesional. Sin embargo, el acceso a un mejor empleo no es garantía para cubrir la totalidad de las deudas que se acumulan durante la carrera.

deudas estudiantiles
Fuente imagen: Shutterstock

Así las cosas, en EE. UU las deudas estudiantiles no han parado de crecer en los últimos años, lo cual ha disparado los casos de impago a un nivel que puso en alerta a la Reserva Federal, ya que, la cantidad de estudiantes que acceden a estos créditos, cada vez más difíciles de pagar, es considerable, por lo que podría convertirse en un riesgo para las entidades financieras y la actividad económica. (¿Una Nueva Burbuja?, el Caso de los Préstamos para Estudio en Estados Unidos)

Pese a la buena dinámica económica que generalmente se presenta en Estados Unidos, el alto costo de estudiar desencadena problemas que a la larga desestabilizan el consumo, debido a que, tanto el pago de la deuda, como el impago, afectan los créditos para la compra de vivienda y otro tipo de bienes, así como los planes de ahorro para la jubilación. Al destinarse una gran cantidad del salario al pago de los intereses, el poder adquisitivo de los estadounidenses disminuye.

Dentro de los factores que explican el incumplimiento de los pagos se destaca el recorte de los fondos públicos destinados a la educación superior y el alza generalizada de los costos de estudio, puesto que los precios suben más rápido que la inflación, a un ritmo que superó el 10% en los últimos cinco años. Así mismo, las tasas de interés que cobran las entidades privadas son excesivamente altas, ubicándose el tipo fijo de interés en 9,66%. El problema radica en que los pagos que se realizan no son suficientes para cubrir los intereses, por lo cual la deuda se vuelve insostenible para los estudiantes. Según estimaciones del Brookings Institution, para el 2023 dos de cada cinco prestatarios no podrán pagar sus deudas.

Adicionalmente, se estima que son cerca de 44 millones los jóvenes que se encuentran ahogados por los altos créditos, la mayoría de ellos pertenecientes a la ‘generación Y’, que son los nacidos entre 1990 y comienzos del nuevo milenio. Según datos de la Reserva Federal acerca del estado de las finanzas familiares, “cuatro de cada diez personas que terminaron los estudios universitarios debe devolver algún tipo de préstamos”.

A su vez, el total de créditos otorgados supera los 1,5 billones de dólares, equivalentes a 1,27 billones de euros, que en términos americanos se traduce a trillones. Para tener idea de la magnitud del asunto, cabe mencionar que esta cifra es igual al PIB de España.

La situación de endeudamiento por estudios es tal, que no solo afecta a quienes acceden a los créditos, sino que pone en riesgo el presupuesto nacional. El economista Bloomberg, Paul Della Guardia, del Instituto de Finanzas Internacionales, indicó que “más del 90% de los préstamos estudiantiles están garantizados por el Departamento de Educación de EE. UU, lo que significa que, si una recesión causa un aumento del desempleo juvenil y desencadena impagos masivos, esta responsabilidad contingente podría ser un lastre para el presupuesto del Gobierno”.

Ante la problemática, han surgido diversas opiniones, entre ellas la de Bernie Sanders, político del partido demócrata que aspira a la presidencia de Estados Unidos, quien propone un plan que costaría 2,2 trillones de dólares, pero resolvería las deudas educativas de 45 millones de americanos. El plan de Sanders busca que en las universidades públicas no se pague el costo de las matrículas y un mejoramiento de los programas asistenciales, para que estudiantes de bajos estratos puedan pagar libros, transporte, renta y demás requerimientos.

Por otra parte, se encuentra la propuesta de Elizabeth Warren, también precandidata por el partido demócrata, la cual apunta a cancelar la deuda estudiantil de aproximadamente 42 millones de ciudadanos.

En conclusión, sea cual sea la propuesta, la nación norteamericana debe tomar medidas para solucionar el problema de los créditos educativos, pues, de no controlarse, desencadenaría un problema económico de gran impacto.

Yoleosectorial

Sectorial
¿Desea recibir diariamente el contenido de Sectorial? Suscríbase


Captcha

Subir