Deserción Universitaria, ¿Moda en las Nuevas Generaciones o Limitantes de la Educación Superior?

Artículos Especiales

Deserción Universitaria, ¿Moda en las Nuevas Generaciones o Limitantes de la Educación Superior?
Viernes, 14 Febrero 2020 07:07

Comparte en redes sociales

Estudiante La deserción estudiantil es cada vez mayor, tanto en Colombia, como en otros países. Las nuevas generaciones están optando por hacer cursos de mayor practicidad y rápida absorción en el mundo laboral.
Estudiante Según un estudio realizado por el Banco Mundial, Colombia es el segundo país en América Latina con la mayor tasa de deserción universitaria con un 42% de estudiantes que se retiran de las instituciones en los primeros semestres.
Estudiante De acuerdo con la OCDE, solo el 22% de la población entre los 25 y 34 años tiene un título universitario, mientras que el promedio de los países miembros de la organización es del 38%.
Estudiante Algunos de los determinantes de esta problemática son los factores económicos, sociales, académicos y personales.
Estudiante Igualmente, a raíz del avance de la tecnología y la transformación de las actividades económicas, los jóvenes optan por tomar cursos de corta duración relacionados con la tecnología y los medios digitales, con el objetivo de posicionarse rápidamente en el mercado.
Estudiante De igual forma, los costos asociados a las matrículas son otra de las causas de la deserción, al igual que las altas tasas de desempleo entre los recién egresados y los vacíos de formación de cara a las exigencias del mercado.
Estudiante Los millennials y centennials se han convertido en el nuevo reto para las universidades que, aunque hacen parte de la generación de nativos digitales, sienten un mayor deseo por generar ingresos sin necesidad de haber pasado por una universidad.

Deserción Universitaria
Fuente imagen: Unsplash

La deserción estudiantil es cada vez mayor, tanto en Colombia, como en otros países. Las nuevas generaciones están optando por hacer cursos de mayor practicidad y rápida absorción en el mundo laboral.

Si bien desde 2013 el número de estudiantes matriculados en universidades fue en ascenso, este crecimiento se vio frenado a partir de 2016. Para comprobarlo, basta echar un vistazo a los dos últimos años, periodo en el que se matricularon 17.000 personas menos en las universidades colombianas, cifra que plantea una reflexión para las instituciones de educación superior acerca de cómo atraer más estudiantes y disminuir el abandono.

Según un estudio realizado por el Banco Mundial, Colombia es el segundo país en América Latina con la mayor tasa de deserción universitaria con un 42% de estudiantes que se retiran de las instituciones en los primeros semestres. De esta forma, el país se encuentra tan solo precedido por Bolivia, donde la tasa alcanza el 48%. Así mismo, de acuerdo con la OCDE, solo el 22% de la población entre los 25 y 34 años tiene un título universitario, mientras que el promedio de los países miembros de la organización es del 38%.

Algunos de los determinantes de esta problemática son los factores económicos, sociales, académicos y personales. Igualmente, a raíz del avance de la tecnología y la transformación de las actividades económicas, los jóvenes optan por tomar cursos de corta duración relacionados con la tecnología y los medios digitales, con el objetivo de posicionarse rápidamente en el mercado. De acuerdo con la Red de Comunidades de Egresados de Antioquia (REP), uno de los incentivos fundamentales para estudiar una carrera universitaria es el retorno de inversión, con un salario que para un profesional sin experiencia puede ascender en promedio a $2’050.000. No obstante, este monto es alcanzado también por diversos cursos de menor duración, por lo que muchas personas prescinden de estudiar una carrera formal.

De igual forma, los costos asociados a las matrículas son otra de las causas de la deserción, al igual que las altas tasas de desempleo entre los recién egresados y los vacíos de formación de cara a las exigencias del mercado. Ante esto, el director de Admisiones de la Universidad de La Sabana, Gerardo Rodríguez, expresó que “la oferta de las universidades privadas no es lo suficientemente atractiva para hacer que los jóvenes se queden. Además, manifiesto que las instituciones educativas se han desfasado a la hora de hacer sus ofertas educativas, lo que ha generado que plataformas educativas como Coursera o FutureLearn, sólo por mencionar algunas, aumenten el número de registros, evidenciando que el interés por formarse sigue presente”.

Ante esto, las universidades buscan alternativas para atraer más población estudiantil, muchas de ellas ofreciendo cursos relacionados con tecnología, programación, desarrollo de software y todo lo concerniente a los requerimientos del mercado, volcado por completo a la digitalización. Así mismo, hay varias universidades que han decidido ofrecer mayor cantidad de programas virtuales, ya que los costos asociados a estudiar una carrera presencial son mayores. La ministra de educación, María Victoria Ángulo, manifestó que desde el ministerio trabajan en ofertas más flexibles, de manera que el sistema de enseñanza sea más competitivo y acorde con la realidad de los jóvenes.

Los millennials y centennials se han convertido en el nuevo reto para las universidades que, aunque hacen parte de la generación de nativos digitales, sienten un mayor deseo por generar ingresos sin necesidad de haber pasado por una universidad, ya que los llamados ‘generadores de contenido’ están rompiendo esquemas, al punto de volverse fichas clave para promocionar productos de emprendimientos y grandes empresas. Asimismo, el mercado laboral está requiriendo de programadores y personas que se desenvuelvan fácilmente en áreas digitales y para esto no es estrictamente necesario haber pasado por una universidad.

Según un estudio realizado en Estados Unidos, por la Corporación de Gestión de Crédito Educativo, realizado a más de 2.200 alumnos entre 14 y 18 años, con el fin de saber si los estudiantes de esta generación están interesados en continuar sus estudios, se dio a conocer que el 70% de los encuestados están dispuestos a seguir su propio camino de aprendizaje y menos del 23% ve la universidad como único camino para obtener un buen trabajo. Si bien esto solo muestra resultados de un país, es una tendencia que se está dando en varios lugares, incluyendo Colombia. Por otra parte, también está la preocupación de como pagar la universidad.

Es por esto, que además de incluir un gran componente digital, las universidades se encuentran ante el reto de transformarse en varios ámbitos, tales como la flexibilidad, que el aprendizaje sea de forma flexible, en múltiples escenarios y diferentes metodologías; tecnología, amor por el conocimiento y el crecimiento personal, entre otras.

Yoleosectorial

Sectorial
¿Desea recibir diariamente el contenido de Sectorial? Suscríbase


Captcha

Subir