Como la Libertad Económica es Clave para Dedicarse a la Filantropía y a la Producción Intelectual, el Caso de Voltaire

Artículos Especiales

Como la Libertad Económica es Clave para Dedicarse a la Filantropía y a la Producción Intelectual, el Caso de Voltaire
Jueves, 07 Mayo 2020 03:33

Comparte en redes sociales

Tal y como lo mencionó Virginia Woolf en su obra Una habitación propia, “para poder escribir hay que tener dinero y una habitación propia”, haciendo referencia a la libertad económica que requerían las mujeres para poder dedicarse al arte, la literatura, la poesía y a vivir su vida de una manera más libre, resaltando que, desde una posición de pobreza y el sometimiento de su libertad, no tenían la oportunidad de alcanzar ese grado de creación e ingenio.

Filantropía
Fuente imagen: shutterstock

Esta reflexión puede ampliarse para concluir que tener una vida económica resuelta ha sido clave para que muchas personalidades importantes de la historia se hayan dedicado de lleno al arte, la cultura y a la atención social. Como ejemplo, se tiene la vida de Voltaire, y, recientemente, la de Bill Gates.

François-Marie Arouet, conocido como Voltaire, fue un destacado filósofo del siglo XVIII y el mayor exponente de la ilustración. Durante toda su vida sostuvo una posición crítica frente a diferentes asuntos políticos y sociales, fue defensor de la libertad de pensamiento, de la justicia y de la tolerancia, actitud que le ocasionó muchos problemas. Nació en una buena familia, no muy adinerada, pero logró obtener sus estudios como abogado y escritor, profesión en la que se destacó gracias a su mente brillante y a la independencia económica, la cual consiguió a través de una ‘lotería’.

Particularmente, en 1719 Francia atravesó una crisis financiera, ya que los bancos implementaron instrumentos financieros que derivaron en una burbuja (Créditos Educativos en Estados Unidos, una Deuda para Toda la Vida), la cual estalló, y dejó al país al borde de la quiebra. Después de la catástrofe, una de las grandes prioridades era reducir la deuda del gobierno y para ello lanzaron los bonos -Hôtel de Ville-, pero, dada la falta de confianza en las finanzas del gobierno, habían perdido su valor. Por este motivo, el gobierno decidió recurrir a una idea que había tenido éxito en Europa: establecer una lotería, en vez de crear más impuestos para aumentar el recaudo.

Para participar de la lotería había una condición: solo podían acceder quienes tenían bonos del gobierno, y Voltaire era uno de ellos. A Voltaire le llamó la atención que los boletos de la lotería tenían precios diferenciados, de acuerdo con el valor de los bonos que cada persona poseía. Es decir, si alguien tenía un bono que valía poco, podía comprar los boletos por precios muy bajos y tenía la misma probabilidad de ganar que alguien que tenía un bono de un valor muy alto.

De esta forma, se dio cuenta rápidamente que podía sacar provecho de las reglas de la lotería y se lo compartió al científico Charles- Marie de La Condamine. Entre los dos, idearon un plan para comprar la mayor cantidad de boletos de bajo precio que pudieron. Cuando la lotería empezó a jugar cada mes empezó a notarse que había un gran aumento de ganadores que pagaron lo mínimo requerido y estaban registrados bajo el mismo nombre.

Cuando el gobierno se dio cuenta que todos los premios estaban quedando entre las mismas personas, ajustaron algunas reglas y en 1730 suspendieron la lotería, fecha para la cual Voltaire había acumulado más de medio millón de francos. (The Giving Pledge: la Promesa de los Billonarios de Entregar la Mayor Parte de su Fortuna para Mejorar el Mundo)

Con esta fortuna, Voltaire compró un castillo en ruinas y lo restauró, así mismo siguió invirtiendo en diferentes negocios y de cierta manera obtuvo su independencia económica y la libertad para dedicarse a la reflexión y a la escritura de obras de teatro, poemas, ensayos y novelas.

Así mismo, se destaca el caso de Bill Gates, expresidente y fundador de Microsoft. Gracias al éxito de su compañía y a la fortuna que logró acumular, ahora Gates dedica su vida a la filantropía y a la fundación Bill y Melinda Gates, que invierte cada año cerca de 5.000 millones de dólares en la educación pública estadounidense. Además, la fundación ayuda a mujeres a través de la planificación familiar, despliega campañas de vacunación infantil y beneficia a los colectivos más desfavorecidos de ese país. (Los Multimillonarios Siguen el Camino de la Filantropía)

Yoleosectorial

Sectorial
¿Desea recibir diariamente el contenido de Sectorial? Suscríbase


Captcha

Subir