El Aislamiento No Incidió en Aumentar la Natalidad y Reducir la Bomba de Tiempo Demográfica

Artículos Especiales

El Aislamiento No Incidió en Aumentar la Natalidad y Reducir la Bomba de Tiempo Demográfica
Miércoles, 03 Marzo 2021 00:45

Comparte en redes sociales

baby Diferentes expertos consideran que superado el Covid-19, no seguirá la tendencia histórica de incremento en la natalidad después de una pandemia, guerra o hambruna.
baby Diferentes análisis apuntan a que habrá un descenso en la tasa de natalidad en los países de altos ingresos y un crecimiento en las naciones de medianos y bajos ingresos.
baby El DANE estima que a partir de 2023 se reducirá el crecimiento de la población. Esta proyección va en línea con el decrecimiento que se ha observado en las tasas brutas de natalidad, lo que llevará a un envejecimiento demográfico de los habitantes del país.
baby El envejecimiento de la población y la disminución de la natalidad supone tanto retos para el diseño de políticas públicas y salud, como para los ciudadanos que tendrán que hacer frente a más impuestos y pago de pensiones por más gente envejeciendo.
baby Por cada 100 personas productivas hay aproximadamente 21 personas adultas mayores sobre las cuales hay que contribuir a un enfoque de bienestar.

Maternidad
Fuente imagen: Pexels

Si bien desde que inició la pandemia se ha escuchado en diferentes medios decir que la natalidad aumentaría debido a la cuarentena, diferentes investigadores han dado sus conclusiones de que la realidad puede ser diferente (Capítulo 2 - 7 Efectos Poscovid que Veremos en 2021: Desglobalización, Envejecimiento y Crisis Democracia (Video y Podcast)).

A lo largo de la historia, en las guerras y hambrunas se han dado picos de mortalidad que han estado seguidos por un aumento en la tasa de natalidad. No obstante, diferentes expertos consideran que la pandemia del Covid-19 no seguirá esta tendencia histórica, tal y como se plasma en un artículo publicado en la revista “Science” por los investigadores Arnstein Aassve, de la Universidad Bocconi, y Nicolò Cavalli, Letizia Mencarini y Samuel Plach, y Massimo Livi Bacci de la Universidad de Florencia.

Los autores mencionan que “aunque es difícil hacer predicciones precisas, un escenario probable es que la natalidad caerá, al menos en países de altos ingresos y en el corto plazo”, aclarando que, en estos países, la interrupción en la organización de la vida familiar debido a los bloqueos prolongados, el cuidado de los niños en casa dado el cierre de las escuelas y el deterioro de las perspectivas económicas, son factores que llevan a un aplazamiento en la maternidad. Esta mayor caída en los países de altos ingresos traerá como consecuencia una aceleración en el envejecimiento de la población, con implicaciones en las políticas públicas. (¿Cómo Afecta el Índice de Natalidad la Economía del País?)

En el caso de los países de bajos y medianos ingresos, se ha observado una disminución de la natalidad en las últimas décadas debido a factores como la urbanización, la ocupación femenina y el desarrollo económico, situación que es poco probable que se revierta radicalmente debido a la crisis económica. Sin embargo, en estos países se presentan dificultades para acceder a los servicios de planificación familiar, lo que podría incrementar los embarazos no deseados en el corto plazo y un empeoramiento de la salud neonatal y reproductiva.

Asimismo, diferentes análisis apuntan a un incremento en la tasa de natalidad poscovid debido a que la salud sexual en América Latina pasó a un segundo plano. Para atender la pandemia se desviaron recursos y atención de temas de salud sexual y el derecho de mujeres a adquirir anticonceptivos, lo que llevará a un aumento en la cantidad de embarazos en adolescentes. Frente a esto, la representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas - Unfpa, Martha Lucía Rubio, concuerda con que habrá un aumento de los embarazos en la infancia y adolescencia en los próximos años debido a las consecuencias socioeconómicas. La experta en salud pública expresó que esta situación será más frecuente en mujeres de áreas rurales, comunidades étnicas y afrodescendientes debido al menor acceso al sistema de salud, menor educación y mayor precariedad en las condiciones económicas.

Frente al panorama demográfico en Colombia, el DANE estimó que a partir de 2023 se reducirá la tasa de crecimiento de la población. La proyección va en línea con el decrecimiento que se ha observado en las tasas brutas de natalidad, lo que llevará a un envejecimiento demográfico de los habitantes del país. El director de la entidad, Juan Daniel Oviedo, señaló, de otro lado, que si bien el impacto de la migración ha sido importante puesto que en 2018 había 48 millones de habitantes y con el flujo migratorio se incrementó a poco más de 50 millones, para 2021 se disminuirá este efecto y en las proyecciones de largo plazo se refleja “para 2023 esos 50’372.424 personas, va a estar alrededor de 52’.156.254 y estamos certificando que en 2035 la población sería de 57.804.147 personas”. Cabe resaltar que, del censo poblacional en 2018 el 9,1% de los colombianos eran mayores de 65 años y el 8,4% eran niños entre los 0 y 5 años. (¿Quiénes Ganan con una Población Menor a la Proyectada en el Censo?)

El envejecimiento de la población y la disminución de la natalidad supone tanto retos para el diseño de políticas públicas y salud, como para los ciudadanos que tendrán que hacer frente a más impuestos y pago de pensiones por más personas envejeciendo. Esto con el agravante de que en Colombia además de un crecimiento de la población adulta mayor, se está duplicando del índice de envejecimiento y de la tasa de dependencia, lo que significa que las personas productivas tienen que ser solidarios o responsables con la estrategia de la población adulta mayor, ya que por cada 100 personas productivas hay aproximadamente 21 personas (Alternativas de Inversión para Acelerar la Jubilación).

Sectorial
¿Desea recibir diariamente el contenido de Sectorial? Suscríbase


Captcha

Subir