España: Nuevo Gobierno, Mismos Problemas

Artículos Especiales

España: Nuevo Gobierno, Mismos Problemas
Martes, 29 Noviembre 2011 05:00

Comparte en redes sociales

España no está en riesgo inmediato de caer en bancarrota, pero a medida que su economía se contrae y sus bancos empiezan a desmoronarse, España se parece más a su vecino derrochador, Grecia. Mariano Rajoy tendrá la no envidiable tarea de recuperar una economía que nunca existió.

rajoy2

Primer Gran Mitín de campaña (Rajoy, el segundo de derecha a izquierda) . Autor: PP Madrid (http://www.everystockphoto.com)

Los españoles se inclinaron hace una semana por un gobierno conservador esperando que un cambio en lo más alto pudiera ayudar a sacar al país de sus problemas económicos. Pese a esto, parece poco claro si el nuevo gobierno puede hacer algo para salvar a un país que se ahoga en su deuda.

Mientras el gobierno ha sido fiscalmente prudente durante los últimos años, las familias y compañías españolas han sido apalancadas fuertemente. Con perspectivas de crecimiento limitadas y una tasa de desempleo inimaginablemente alta, esas deudas podrían convertirse pronto en un problema para Madrid, lo que a su vez se convertiría en un problema para Frankfurt a medida que se expanda en la zona euro.

El partido socialista liderado por José Luis Rodríguez Zapatero, que gobernó la nación desde 2004, durante lo que fue –discutiblemente- uno de los booms económicos más importantes desde que la España imperial descubriera el nuevo mundo. A diferencia del boom del siglo 16, que fue impulsado por el oro, éste fue impulsado por la deuda. El boom, que duró la mayoría de la década pasada, implotó en 2008 cuando la crisis crediticia cortó todos los recursos. La economía española ahora deberá encontrar cómo crecerá usando el capital que pueda haber quedado.

El problema para el PP

El Partido Popular (PP) de carácter conservador, liderado durante largo tiempo por Mariano Rajoy, se moría de ganas por volver al poder después de 7 años. El partido tuvo una resonante victoria el domingo pasado, logrando la mayoría absoluta en la cámara baja del parlamento. Esto le permite no sólo la posición de primer ministro sino el poder de pasar cualquier ley que desee.

Para permanecer en el poder, el PP deberá emprender iniciativas audaces que ayuden a sacar la economía del hueco en el que se encuentra. En octubre, el partido publicó un largo documento en el que exponía algunas de sus metas. Era pesado en retorica conservadora –recorte de impuestos y de burocracia- pero ligero en soluciones especificas. Se cree que el PP continuará con las medidas de austeridad impuestas por los socialistas, pero también recortará impuestos a pequeños negocios. No aumentará los impuestos a los ricos, como era propuesto por los socialistas, en cambio si recortara subsidios estatales y otros gastos.

El problema del empleo

Que la gente vuelva al trabajo lo más pronto posible es un imperativo para el PP y para que España sobreviva. Uno de los principales propósitos del PP es renovar radicalmente las leyes laborales, haciendo más fácil contratar y despedir a las personas. La tasa de desempleo ha seguido creciendo durante toda la crisis a pesar de los paquetes de estímulos y salvamentos a los bancos. En noviembre éste llegó al 22,8%, el más alto de Europa. Mientras tanto, la tasa de desempleo en la población joven llegó a la impresionante cifra de 46,2%. Para comprender esto mejor, estas tasas son similares a las que vivió Estados Unidos durante la ‘Gran Depresión’.

Pero España esta acostumbrada al alto desempleo; de hecho, se puede ver la situación actual como un viaje de vuelta impulsado por la deuda. Entre mediados y finales de los 90, antes del boom de crédito y del euro, el desempleo en España se mantenía normalmente alrededor del 20%. Los jóvenes españoles usualmente iban al exterior a trabajar y enviaban dinero a sus familias, dándole un impulso a la economía del país.

rajoy

Convención Nacional del PP . Autor: PPLoaiza (http://www.everystockphoto.com)

El boom de la última década creó una economía artificial que llevó a España a tener una tasa del desempleo del 7% (2006). España funcionó bien durante muchos años con alto desempleo, pero esto no funcionaría ahora. En ese entonces, sus ciudadanos y negocios tenían pocas deudas, entonces si una persona no podía encontrar trabajo o si un negocio fallaba, era un crisis que relativamente se auto controlaba.

Por ejemplo, en 1989 la deuda de las familias llegaba al 31% del PIB y la de las corporaciones al 49%. Hoy, la deuda de las familias llega al 85%, mientras la deuda del sector no financiero ha llegado al 140% del PIB. Cerca del 80% de la deuda de las familias estaba relacionada con hipotecas y por lo tanto, está íntimamente atada a la burbuja inmobiliaria. La deuda corporativa está relacionada con una gran cantidad de adquisiciones delusivas tomadas por las compañías españolas y una multitud de acuerdos de infraestructura cuestionables. La proporción de deuda privada de España a es la tercera más alta de la zona euro, detrás de Irlanda y Portugal.

El problema de la deuda

Gran parte del dinero que impulso el boom especulativo vino de los derrochadores bancos españoles. El gobierno ha logrado mantener a flote el sistema a partir de varias rondas de salvamento, que han totalizado más de 105 billones de euros, equivalente al 10% del PIB. Incluso con esas ayudas, los bancos siguen estando peligrosamente cerca de caer. Por ejemplo el gobierno ha dicho que cerca del 50% de la exposición de los bancos se basa en activos con problemas y que sólo cuentan con reservas suficientes para cubrir el 30%. A medida que la crisis residencial avanza, los bancos empezarán a reportar inmensas cantidades de deuda. Esto llevará al gobierno a tener que dar más dinero a los bancos, convirtiendo la deuda privada en deuda pública.

Al mirar el endeudamiento público de España se observa que se encuentra en una cifra relativamente menor (70%). Es menor al de la zona euro que se encuentra en 91%, la mitad del de Grecia y mucho menor que el de Italia (120%). Pero es la deuda privada del 240% del PIB la que preocupa a los inversionistas. Si los bancos caen, esa deuda pasa al gobierno. Si la economía se contrae y la deuda aumenta, la deuda como porcentaje del PIB empieza a crecer a un ritmo impresionante. Si la economía española permanece en recesión, el banco Credit Suisse estima que la deuda pública llegará al nivel insostenible del 100% en 2020.

El jueves anterior, el gobierno español vendió 3,6 billones de euros de deuda soberana al 6,975%, peligrosamente cerca del umbral del 7% que llevó a Grecia, Irlanda y Portugal a buscar ayuda del Banco Central Europeo – BCE. Hasta el momento, España no ha buscado ayuda formal, por ejemplo un salvamento del BCE, y se ha beneficiado de que éste compre bonos de deuda española en el mercado secundario en una medida que busca mantener las tasas de interés bajas. Si el BCE decide abandonar su programa de compra de deuda, el costo de deuda sobrepasará el umbral de 7%.

Subir