2011: Año de la Competitividad Colombiana

Artículos Especiales

2011: Año de la Competitividad Colombiana
Martes, 10 Enero 2012 05:00

Comparte en redes sociales

Con unos mercados internacionales hechos trizas y toda la atención concentrada en que va a pasar con Estados Unidos y Europa, es momento de detenerse a pensar y mirar un poco hacia adentro. Colombia es la “niña bonita de Latinoamérica”, si bien la nación está teniendo problemas en materia de seguridad e infraestructura, estos se ven en parte opacados por el magnífico comportamiento en materia económica.

El país comenzó el año con una tasa de desempleo del 13,5%; la meta era cerrar el período con una tasa de un digito, este objetivo se cumplió desde el mes de septiembre cuando se ubico en el 9,7%, llegando a los niveles más bajos presentados en 5 años. En materia de inflación, el Banco de la República definió que la meta para el 2011 era estar entre un 2% y 4%; para diciembre la inflación año corrido fue del 3,73%, la cual, pese a ser superior en 0,56 puntos porcentuales al registrado en diciembre de 2010 (3,17%), fue acorde a las metas planteadas y se convierte en una inflación baja y estable. La reducción del desempleo es sinónimo de que en el país hay actividad económica y está liderada por el sector privado; y la baja inflación es la mejor contribución que puede hacer la política monetaria al crecimiento sostenido de la economía, el empleo y la competitividad.

Colombia cerró el año como el segundo mercado más atractivo para emisiones de acciones, después de Brasil y por encima de Chile y México. Esto gracias a que en materia de emisiones accionarias se superó la cifra récord de $13 billones. Las empresas más destacadas en este “boom” de emisiones fueron: Grupo Éxito ($4,3 billones), Grupo Sura ($3,45 billones. Se destaca de Grupo Sura la mayor adquisición financiera de la historia colombiana, al comprar negocio de pensiones y seguros del banco holandés ING en América Latina), Grupo Aval ($3,1 billones), Avianca-Taca ($2,8 billones), Ecopetrol ($2,4 billones), Empresa de Energía de Bogotá – EEB ($1,17 billones) y Davivienda ($0,7 billones). Estas emisiones accionarias serán destinadas por las empresas para sus planes de expansión, orientados a aumentar sus ingresos, lo cual conllevara al crecimiento y mayor competitividad del país.

El buen comportamiento de la economía colombiana no dejo de ser percibido por las calificadoras crediticias internacionales, Standard & Poors y Fitch Ratings elevaron la calificación del país a grado de inversión, lo cual consolida a Colombia como destino de inversión, resultados que han sido probados con niveles de crecimiento en inversión extranjera a tasas superiores al 90% en 2011. Incluso en sectores consolidados como lo es la industria financiera se ha dado una dinámica de nuevas solicitudes de entidades para entrar al país; se resaltan países como España, Canadá, Costa Rica y Brasil; de este último, sobresale que Itaú, el banco más grande del Brasil obtuvo en noviembre la aprobación regulatoria para operar en Colombia.

Al hablar de Comercio Exterior, también se debe usar la palabra “récord”, pues en 2011 la cifra de exportaciones fue del orden de los $50.000 millones, cifra que esperaba conseguirse hasta el 2014, y se convierte en un hecho sin precedentes pues hasta hace solo 10 años, las ventas internacionales apenas sumaban los $11.000 millones. Adicionalmente, este récord se logro sin Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, el cual se pudo materializar también en el 2011 y que permitirá que las exportaciones sigan en aumento. El reto para los empresarios es sacar provecho a las ventajas arancelarias de los tratados que se tienen vigentes y de los venideros con Estados Unidos y la Unión Europea.

Todo lo ocurrido en el 2011 pone a Colombia como un país con alto nivel de competitividad y proyección a futuro, lo cual se ve materializado al ocupar el tercer puesto de América Latina (por debajo de Chile y Perú) en el ranking “Doing Business” del Banco Mundial, y en el puesto 42 a nivel global. Pese a este gran momento no se debe olvidar los retos en materia de seguridad e infraestructura y aprender de los errores cometidos este año que por algún momento dejaron mal parado al país como lo fue los escándalos en la contratación y la intervención de entidades financieras de renombre como Proyectar Valores y Factor Group.

Subir