El Poder de los Introvertidos

Artículos Especiales

El Poder de los Introvertidos
Miércoles, 29 Febrero 2012 05:00

Comparte en redes sociales

Albert Einstein, Warren Buffet, Charles Darwin, Isaac Newton, Larry Page (cofundador de Google), Steven Spielberg, Steve Wozniak (cofundador de Apple), entre otros, tienen en común que son iconos, son grandes líderes, pero sobretodo son personas tímidas. A pesar de la insistencia del mundo empresarial sobre la necesidad de la confianza de sus líderes, promover la comunicación y la interacción, es claro que las formas de la personalidad son marcas tan importantes en la vida como lo es el género.

488px-Steve_Wozniak

Steve Wozniak

Foto: commons.wikimedia.org (Autor: Al Luckow)

Las personas introvertidas podrían constituir casi la mitad de la población, sin embargo en la sociedad esta característica es vista como un defecto, la creencia es que el yo ideal es una persona audaz, expresiva y gregario. Fue a comienzos del siglo pasado que las personas empezaron a valorar como mas importante una personalidad extrovertida que introvertida. Antes del siglo XX las personas esperaban que su conducta fuera marcada por tranquilidad e integridad, pero cuando las personas comenzaron a migrar en masa hacia las ciudades y empiezan a trabajar para grandes compañías, la pregunta reinante era: cómo destacarse entre la masa?, ahora la cultura se basa en una fascinación por las estrellas de cine y personas viviendo en burbujas de personalidad.

El ideal de ser extrovertido ha transformado los sitios de trabajo. El trabajo autónomo que favorecía la privacidad del empleado se ha ido reemplazando por el pensamiento grupal, lo cual lleva al trabajo en equipo sobre todas las cosas. Ahora se piensa que las personas que se expresan bien son inteligentes, los empleados son contratados por habilidades y las oficinas están diseñadas para ser abiertas e interactivas.

Algunos estudios muestran que los líderes carismáticos ganan grandes cheques, sin embargo no logran un mejor desempeño de las compañías. Los resultados de las lluvias de ideas se traducen en ideas de menor calidad pues los extrovertidos son los más propensos a ser oídos. La reducción del espacio físicos privado de los empleados y los planes de oficinas abiertas se asocian con disminución en la concentración y productividad.

Susan Cain, autora del libro “Silencio: El Poder de los Introvertidos en un Mundo que no Para de Hablar”, reconoce que las grandes ideas y el liderazgo puede venir de cualquier tipo de personalidad. Sin embargo, propone un mejor equilibrio y la inclusión de diferentes estilos de trabajo. Ella cree que los líderes extrovertidos e introvertidos se destacan en diferentes áreas y pueden aprender los unos de los otros; los introvertidos se desempeñan mejor liderando a los empleados proactivos, pues escuchan y permiten correr sus ideas; los extrovertidos son mejores liderando a los empleados pasivos, pues tienen el don para la motivación e inspiración.

*Con datos de Forbes

Subir