Destitución del Superintendente Financiero: Decisión Asertiva o Exagerada?

Artículos Especiales

Destitución del Superintendente Financiero: Decisión Asertiva o Exagerada?
Jueves, 19 Diciembre 2013 05:00

Comparte en redes sociales

La Procuraduría General de la Nación destituyó e inhabilitó por 12 años para ejecutar cargos públicos al Superintendente Financiero, Gerardo Alfredo Hernández, por omitir sus funciones de control y vigilancia frente a las actividades y operaciones realizadas entre los años 2011 y 2012 en el caso de la comisionista de bolsa InterBolsa S.A.

law

Foto: www.sxc.hu (Autor:Jason Morrison)

El Superintendente Financiero es aquella persona encargada de vigilar, regular y supervisar el sistema financiero y bursátil en Colombia, con el fin de preservar su seguridad, estabilidad, confianza, como también promover y organizar el mercado de valores y garantizar la protección de los inversionistas ahorradores.

Gerardo Hernández es abogado de la Universidad de los Andes, especialista en derecho administrativo, con estudios de posgrado en Economía en The New School for Social Research y estudios sobre Banca Central en Fondo Monetario Internacional en Washington. Antes de reemplazar en el año 2010 al saliente directivo, Roberto Borrás, desempeñaba funciones en el Banco de la República como Director Ejecutivo. Entre sus funciones en su administración dentro de la Superintendencia, le correspondió vigilar, investigar e inspeccionar el mayor descalabro bursátil en la historia de Colombia, InterBolsa.

Probablemente ninguna persona que esté bien calificado para desempeñar este cargo lo aceptaría después de lo que le ha sucedido al último directivo de la Superfinanciera. Este fue destituido e inhabilitado por la Procuraduría y, en su cabeza Alejandro Ordoñez, por doce años para ocupar un cargo público, supuestamente por haber sabido que las acciones de Fabricato estaban sobrevaloradas y no haber hecho nada al respecto. Ordoñez calificó la falta del Superintendente como grave cometida a título de dolo. Además para el órgano de control, Hernández conocía desde antes del descalabro de la firma comisionistas la posible manipulación de las acciones de Fabricato, motivo por el cual InterBolsa se fue al declive.

Así las cosas, prever si una entidad de orden estatal va a fallar o no está cumpliendo sus labores como debe no es fácil, ni se basa exclusivamente en criterios objetivos, ya que depende significativamente de la precepción que tenga el público, y en este caso los ahorradores e inversionistas. De esta manera existe un gran margen para equivocarse o tomar una decisión asertiva en el momento de calificar e inspeccionar las labores de los funcionarios de la Superintendencia. Esto no es algo que se pueda demostrar más allá de cualquier duda, y menos aún si se tiene en cuenta que otras instituciones involucradas en este caso no tomaron medidas y correcciones a tiempo, como el caso del Autorregulador de Mercado de Valores al no suspender de negociación la acción de la textilera oportunamente al ver que estaba sobrevalorada, además otro agravante en el asunto puede ser que el presidente de InterBolsa, Rodrigo Jaramillo, reconociera posteriormente que no existía veracidad en la información financiera de la empresa, lo que opacaba aún más el panorama del Superintendente.

Finalmente, ante la decisión de la Procuraduría, varias voces y e instituciones estatales han generado una gran polémica en donde se encuentran opiniones tanto a favor como en contra. El Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, jefe del Superfinanciero, afirmó que la decisión del procurador será apelada y que mientras se resuelva el recurso legal, el funcionario seguirá al frente del regulador del mercado de valores. Por su parte, el presidente Juan Manuel Santos dijo que Hernández es una persona transparente y dedicada a su trabajo, y además ha desempeñado sus funciones correctamente. Finalmente, Gerardo Hernández dejo a disposición del Gobierno la decisión frente a su permanencia en el cargo, ante lo cual fue confirmado por el presidente Juan Manuel Santos, hasta que se resuelva el recurso de reposición.

Subir