El Contrabando: Flagelo que está Atacando el Desarrollo Económico del País

Artículos Especiales

El Contrabando: Flagelo que está Atacando el Desarrollo Económico del País
Martes, 22 Abril 2014 05:00

Comparte en redes sociales

 El comercio colombiano ha sido afectado durante años por el flagelo del contrabando en diversos sectores de la economía. Este problema ha impactado negativamente los márgenes de utilidad de las empresas que afirman que cada vez crece más en Colombia y las medidas que actualmente existen para mitigar esto no son suficientes.

contrabando

Foto: www.sxc.hu (Autor:devinkho)

Históricamente, el contrabando en Colombia comenzó a registrar sus primeras señales desde el siglo XX, donde esta actividad, paralela a la comercialización de productos en varias zonas del país empezó a penetrar en los diferentes mercados de manera ilegal. El contrabando en nuestro país se asemeja a una enfermedad que carcome y acaba silenciosamente con algunos sectores de la economía local. Además de afectar las finanzas tanto de entidades públicas como de empresas privadas, atenta también contra el empleo y se cataloga como competencia desleal para quienes forman empresa y ejercen el comercio legal en el país.


Sectores como alimentos, licores, calzado, textiles, ferreterías, ganado, entre otros; son industrias que sufren directamente la compra y venta clandestina de mercancías, se estima que cerca de $12 billones son lavados a través del comercio ilegal. Casi todos los representantes de la industria en Colombia (cerca del 93%) afirman que el nocivo efecto del contrabando en sus negocios se refleja en una competencia desleal a través de la reducción de precios. Adicionalmente advierten que experimentan disminución en las ventas, alteraciones en el mercado y reducción en los márgenes de rentabilidad. Según cifras de la Dian, el contrabando mueve alrededor de US$6.000 millones al año en Colombia, lo que representa una pérdida cercana a US$1.500 millones en recaudo de impuestos.   

El contrabando cobra protagonismo en aquellos lugares en donde carece la presencia de entidades regulatorias. En Colombia las fronteras con otros países, los puertos y aeropuertos, son espacios donde principalmente toma relevancia este flagelo. De acuerdo con las declaraciones de Juan Ricardo Ortega, Director de la Dian, el aeropuerto El Dorado de Bogotá, se ha convertido en una gran puerta para la entrada de productos de forma ilegal, inclusive mucho más que el mismo puerto de Buenaventura, en donde también existe una alta presencia de actividad mercantil ilegal. Según el directivo, “El Dorado se está convirtiendo en el gran puerto de ingreso de mercancías, producto del lavado de activos por exportación de drogas. Tanto o más que Buenaventura y Barranquilla. Son los tres puertos más críticos. Hemos pedido a las autoridades del aeropuerto que garanticen total esterilidad de las zonas dentro del aeropuerto, total control de perímetros”.

Por su parte, el presidente de la ANDI, Bruce Mac Master, ha afirmado que debido a la magnitud de este problema en el contexto local y las consecuencias que de este se derivan, el contrabando debe ser atacado en las mismas proporciones que se combate el narcotráfico, ya que este afecta directamente la producción del país y el empleo. Según el directivo, desde el año 2009 en Colombia se está registrando mucha más competencia, y no precisamente porque haya más producción sino porque está entrando más mercancía a competir con precios que no son comparables desde la legalidad. Tal cual afirmó el directivo, "nosotros estamos llamando la atención en esto porque a Colombia se le está saliendo de las manos el tema del contrabando, ya que como lo ha dicho la Dian, el contrabando ha tomado otro camino y es el de convertirse en el principal mecanismo para el lavado de dólares, pero no solo de dinero, sino productos y bienes", sostuvo el directivo.

Finalmente, para tratar de mitigar los efectos negativos que tiene esta problemática en toda la economía, a finales del año 2013 se creó la Coalición Empresarial Contra el Contrabando (CECC), la cual está conformada por la Cámara de Comercio de Bogotá y seis agremiaciones afectadas por este flagelo, dentro de las que se destacan la Asociación de Industriales de Aceites y Grasas Vegetales Comestibles (Asograsas) y la Asociación de Cultivadores de Caña de Azúcar de Colombia (Asocaña). Con esta nueva institución se pretende reducir y combatir el contrabando, y se espera que con la reunión de todas estas agremiaciones se reduzcan significativamente los daños de este flagelo. Según el Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) esta nueva cámara combatirá directamente también la informalidad, la evasión de impuestos y el freno de inversión en políticas públicas.


Subir