Contienda Electoral Colombiana: Ante la Ausencia de un Líder Visible, la Guerra Mediática Reina

Artículos Especiales

Contienda Electoral Colombiana: Ante la Ausencia de un Líder Visible, la Guerra Mediática Reina
Lunes, 19 Mayo 2014 05:00

Comparte en redes sociales

La estrategia que se emplea en las diferentes campañas electorales tal vez define el futuro del candidato. Independientemente del partido político al que se pertenezca, una campaña bien desarrollada puede influir en un importante grupo de destinatarios.

leadership-1-991932-m

Foto: www.sxc.hu (Autor:svilen001)


La actual contienda electoral ha estado marcada por escándalos y agresiones entre los candidatos a la presidencia, que han despertado el interés del público y de los medios de comunicación. Juan Carlos Velásquez, experto en comunicación política,  piensa que “en esta campaña ninguno de los candidatos ha logrado ser un líder”.

Pese a los millones de pesos que se mueven en una campaña política, las estrategias que emplearon los candidatos no lograron llegar contundentemente al público, por lo que han tenido que recurrir a la guerra sucia a través de los medios de comunicación. Según Velásquez, “como esta ha sido una campaña tan plana y aburrida, la única forma que encontraron los expertos en marketing político para despertar el interés de la gente fue a través de los escándalos”. 

“Una campaña pobre en ideas y en aspirantes llamativos, solamente se pone interesante cuando aparece un candidato denunciando. Aunque la gente no entiende bien lo que sucede, los involucrados pasan a ser los más llamativos por ser el epicentro de las noticias”, afirma el experto. Hoy poco se ha hablado de Clara López, Enrique Peñalosa o Martha Lucía Ramírez, que han pasado a un segundo plano en los medios de comunicación.

En las últimas décadas las campañas políticas han sufrido una transformación por el desinterés y el hastío que genera en la gente la forma actual de hacer una política basada en confrontaciones. Debido a esto, la información que tienen los ciudadanos es muy poca, por lo que se tiene que recurrir a estrategias que permitan transmitir el mensaje a través del entretenimiento, porque eso es lo que finalmente genera un boom mediático.

Igualmente, Juan Carlos Velásquez considera que “en América Latina se ha posicionado el tema de las figuras como grandes centros de atracción de las campañas. Lo que ha ocurrido en la actual contienda electoral es que no hay un personaje llamativo”.  Las últimas cuatro campañas en Colombia han estado marcadas por la fuerza política de Uribe, que ha sido suficiente para lograr la presidencia en 2002, luego la reelección y lograr la posterior elección de Juan Manuel Santos como su avalado político.La capacidad de Uribe para comunicar política y públicamente han eclipsado las últimas contiendas electorales.

En el contexto económico, en Colombia el Consejo Nacional Electoral establece el monto máximo para invertir en campaña, una suma cerca de los 25 mil millones de pesos. Según Velásquez, este monto es casi siempre superado. En el caso actual, el presidente Juan Manuel Santos tiene una ventaja frente a sus contrincantes, pues no sólo cuenta con la propaganda de la campaña reeleccionista, sino que además tiene todos los comerciales de su Gobierno, lo que hace que la inversión  de las campañas de sus rivales  se duplique a lo autorizado por el Concejo Nacional Electoral.

Para Velásquez, una campaña política se debe ver como una empresa, que debe estar lista las 24 horas del día para cualquier suceso y para responder a todo tipo de mensaje. “Las campañas presidenciales hoy en día son estructuras supremamente organizadas, que requieren de un gran grupo de trabajo”. Detrás de los candidatos a la presidencia hay un equipo direccionado por estrategas de campaña, encargados de asesorar y unificar el mensaje de sus candidatos para influir en la decisión final de los colombianos. Esto requiere inversión en medios (radio, prensa, televisión, redes sociales) además del dinero que se debe destinar al capital humano, un solo candidato tiene centenares de personas trabajando para él.

Lo cierto es que la gran apuesta de los colombianos es encontrar un líder o una figura que los ilusione y entre los candidatos no hay ninguna figura que logre eso. Las campañas no alcanzaron a llegar a la gente por lo que, según expertos, esta ha sido la contienda electoral que menos interés ha despertado  en los últimos 30 años.

La decisión final se tomará el próximo 25 de mayo, los colombianos tendrán en sus manos el futuro del país y tendrán que poner en la balanza los candidatos que más han sonado, o los que para su criterio, mejores propuestas tengan.

Subir