Artículos Especiales

Argentina y los Fondos Buitre: ¿Volverá a Caer el País en Default?
Lunes, 14 Julio 2014 05:00

Comparte en redes sociales

El conflicto que enfrenta la economía de Argentina respecto a los llamados “fondos buitres”, se vuelve cada vez más compleja. Esta situación compromete directamente la posibilidad de que el país sudamericano vuelva a caer en suspensión, como ya le sucedió en el 2001, año donde tuvo que reestructurar sus obligaciones financieras.

Presidenta_Argentina

Foto: commons.wikimedia.org (Autor: facug)

Los “fondos buitre” son capitales de riesgo o fondos libres que se invierten en la deuda pública de una entidad o economía, que esta considera como débil o cercana a la quiebra. La forma de inversión de este tipo de fondos consiste simplemente en comprar en el mercado al borde la quiebra, normalmente al 20% o al 30% de su valor nominal y luego negociarlos por el pago del 100% de este valor. Es decir, mediante la especulación financiera, los fondos o inversionistas compran títulos de deuda de los países en una situación económica difícil, a precio relativamente bajo para luego litigar en los foros internacionales e intentar cobrar la totalidad del valor de esos bonos.

Los títulos de deuda argentinos fueron emitidos en 1994, cuando se estipuló un acuerdo que prohíbe al emisor de deuda otorgar a futuros acreedores garantías o condiciones más favorables que al resto de los adquirentes de dicha inversión. Debido al default en el que cayó Argentina en el 2001, ocasionado por la restricción de retiro de dinero en efectivo de plazos fijos, cuentas corrientes y cajas de ahorro;incumplió las obligaciones de deuda por valor de US$ 95.000 millones de dólares. Posteriormente, el país ofreció en 2005 y 2010 un canje por bonos de valor de la deuda argentina a sus acreedores, donde en ambos casos se reducían los montos y se diferían los pagos, acuerdo que fue aceptado por el 93% de los tenedores de bonos. Sin embargo, algunos inversionistas, que representaban el 7% como NML Capital, rechazaron ese acuerdo y exigieron al país sudamericano el pago total de la deuda, por lo que fueron llamados "buitres" por parte de  las autoridades argentinas, ya que estos fondos habían comprado los bonos con descuento ante la posibilidad de impago del país.

Debido a esta situación, el Gobierno de Argentina ha acudido a instancias internacionales para encontrar la mejor salida, que compromete directamente sus finanzas. Sin embargo, ya ha agotado todas las instancias judiciales para evitar que los “buitres” cobren el 100% de lo reclamado, sin algún tipo de acuerdo negociable como la que sufrieron los acreedores que aceptaron los canjes. Una de las opciones consistía que abonara con títulos públicos con vencimiento en próximos años, pero el juez Thomas Griesa, de Nueva York, rechazó esta petición. Además, las instancias judiciales norteamericanas dictaminaron que Buenos Aires debe pagar unos US$1.300 millones de dólares a fondos de cobertura.

Así las cosas, si esta situación no se resuelve antes de que venza el plazo de gracia el próximo 30 de julio, Argentina corre el riesgo de ingresar a un nuevo default. Los fondos NML Capital, Aurelius, Blue Angel y otros 15 acreedores argentinos obtuvieron del juez Griesa, un fallo que los habilita a cobrar el 100% de la deuda en default desde el 2001.

Para tratar de salir de esta situación que cada vez más asfixia a Argentina, una de las salidas que tiene el país consiste en la opción de solicitar una reconsideración del caso por parte del juez, aunque esto sería principalmente una medida para ganar tiempo, ya que difícilmente son atendidos. Finalmente, Axel Kicillof, ministro de Economía de Argentina, en medio de esta situación ha pedido el apoyo de entidades internacionales para tratar de encontrar una salida benéfica para ambas partes, donde la Organización de Estados Americanos (OEA), ha ratificado su apoyo al país gaucho. En conclusión, el mundo tendrá que esperar hasta el 30 de julio, cuando se cumple el plazo máximo, para ver qué solución se tomará en este caso.

Subir