Correa y el Despertar Económico de Ecuador

Artículos Especiales

Correa y el Despertar Económico de Ecuador
Martes, 03 Febrero 2015 05:00

Comparte en redes sociales

Ecuador es, si no el más, uno de los países con más alta diversidad en el mundo y con la más elevada concentración de ríos por kilómetro cuadrado en el planeta, posee gran variedad de culturas étnicas y se encuentra en una posición geográfica privilegiada en la tierra. Pero hasta hace poco el país también se caracterizaba por ser una economía de crecimiento débil y de complejas situaciones sociales y políticas.

rafael_correa

Foto: commons.wikimedia.org Autor: Magnus Manske

En el pasado parece haber quedado la inestabilidad económica, social y  política de Ecuador, tras la llegada de Rafael Correa al poder. Su liderazgo y determinación, han cambiado las perspectivas sobre el país, tanto que en los últimos años ha presentado una de las más bajas tasas de desempleo en América, un alto dinamismo económico y altos niveles de inversión pública.

Terminando los noventa, Ecuador vivió un duro momento a causa de la caída en los precios del petróleo y las inundaciones que arrasaron con los cultivos agrícolas del país. Fue tal la inestabilidad del país que en año 2000 renunciaron a una de las más importantes herramientas de política monetaria y adoptaron el dólar estadounidense como moneda oficial. En esta época muchos ecuatorianos salieron del país buscando mejores oportunidades en otras regiones y la situación política fue tal que en diez años el país tuvo 7 gobernantes.

Correa, economista de profesión, asumió el poder de Ecuador en el año 2006 y es el primer presidente que ha gobernado por tres periodos consecutivos. La bandera de su campaña fue la promesa de que la riqueza del país sería distribuida de manera más equitativa.

Con los ingresos petroleros que recibió el país finalizando la primera década del siglo XXI, el presidente invirtió en vías, escuelas, hospitales, programas educativos y financiación de servicios de salud. El mandatario se ha comprometido a preservar los derechos de la población indígena, protegiendo sus lenguas y creencias.

Pero Correa tiene sus detractores, quienes creen que la estabilidad del país se ha conseguido a costa de violaciones a los principios constitucionales y que ha acallado la palabra de sus opositores y de los medios.

Algunos expertos creen que el actual gasto del gobierno no será sostenible con los precios  actuales del petróleo y que el país también se ha endeudado mucho. La analista económica ecuatoriana, María de la Paz Vela, dijo al portal BBC Mundo que “el modelo económico de Correa se basa en un incremento de los ingresos fiscales para sostener un aumento del gasto de inversión pública y ejecución de obras. El tema es que hoy este modelo ha chocado con ciertos límites respecto a su sustentabilidad".

También le critican a Correa que todo su modelo de desarrollo se haya basado en la extracción de los recursos naturales y por haberse excedido en el control sobre la justicia. Él incluso ha manifestado no simpatizar con la economía extractiva, pero la ha justificado  en la medida en que la considera la opción para luchar contra la pobreza, además cree que la pobreza también contamina la naturaleza por la falta de infraestructura sanitaria necesaria y por la expansión de la frontera agrícola.

Se ha creído que la debilidad de Ecuador se haya en el tema fiscal, pero para el mandatario el talón de Aquiles de su economía es el sector externo, y cree que los países en transición, como el que está bajo su responsabilidad, necesitan primero realizar importantes inversiones en infraestructura civil y energética para luego tener condiciones para apostarle al comercio internacional.

Este punto también está en entredicho pues parece que la infraestructura que se ha venido construyendo en Ecuador es una red de conexión de enclaves petroleros, diseñada para el desarrollo de este sector y que el buen balance en variables como el empleo se debe en su mayoría al gasto del gobierno, financiado con deuda y que ésta se ha incrementado como proporción del PIB.

Como el gobierno ecuatoriano no ha simpatizado mucho con las ideas  del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, FMI, China ha sido una de sus principales fuentes de financiamiento. Pero recientemente han declinado los recursos del financiamiento chino, que estaban respaldados en futuros suministros de petróleo, por ello se han visto obligados a acercarse a estos organismos multilaterales para poder acceder a otros recursos con entidades financieras que exigen, por ejemplo, el respaldo del FMI.

Correa, para algunos un pragmático, un político de izquierda, un excelente gobernante, para otros un hombre contradictorio que sólo quiere perpetuarse en el poder; tiene el reto de demostrar que la prosperidad de Ecuador no es de corto plazo y que puede ser sostenible en el tiempo.

Subir