Empresarios Colombianos que Aportan a la Construcción de la Paz

Artículos Especiales

Empresarios Colombianos que Aportan a la Construcción de la Paz
Jueves, 09 Abril 2015 05:00

Comparte en redes sociales

La reciente muerte del empresario antioqueño Nicanor Restrepo recordó las buenas prácticas que algunos empresarios reconocidos hacen para la construcción de país. Afortunadamente desde el sector privado hay muchas prácticas rescatables que contribuyen positivamente a Colombia.

empleados_mundo

www.sxc.hu Autor:  svilen001

Algunos líderes empresariales del país han apostado, además de construir y hacer crecer sus empresas, por aportar significativamente a Colombia. Empresarios como Nicanor Restrepo, entre otros destacables colombianos, han llevado prácticas a sus empresas que de alguna manera contribuyen también a la construcción de país.

Como un incansable luchador por la paz, era reconocido el líder antioqueño Nicanor Restrepo. Quienes lo rodeaban lo reconocen como un trabajador incansable, un hombre metódico, austero, y con una visión del futuro sorprendente. Antiuribista, a diferencia de la mayoría de empresarios antioqueños, Restrepo siempre fue convencido de la salida negociada al conflicto.

Aunque para Colombia la muerte del empresario fue una gran pérdida, el país aún cuenta con grandes empresarios que de igual manera, desde su quehacer, aportan desde pequeños cambios a la construcción de país.

La historia del empresario vallecaucano, Maurice Armitage, también ha sido ampliamente reconocida en el mundo empresarial. Dueño de una siderúrgica en el Valle del Cauca, ha sufrido los flagelos de la guerra en carne propia.  Y a raíz de esa experiencia, resolvió cambiar algunas prácticas en su vida para contribuir a la paz.

Armitage fue secuestrado dos veces y luego del segundo plagio perdonó a la persona que planeó su secuestro e incluso le pagó el abogado. El dueño de Sidoc, la empresa que fundó hace 28 años, es reconocido por su generosidad y de hecho, quiere ser alcalde de Cali.

Maurice Armitage es reconocido porque reparte las ganancias de su empresa entre sus empleados, dice que compartir es una práctica que le inculcaron desde niño y afirma “yo soy un convencido de que, en la medida en que uno comparte, la vida misma no sólo le devuelve eso a uno, sino incluso mucho más. No soy exactamente una persona religiosa, mi imagen de Dios quiero verla proyectada en los demás. Quiero ser una buena persona, en el sentido de compartir y darle oportunidades a la gente”. A través de estas prácticas dice que quiere generar un “cambio de mentalidad de los ricos”.

Y ha sido lo que ha practicado Armitage, para él el salario mínimo del país no es justo, la persona que menos gana en su empresa recibe un salario de $1.400.000, y es para la señora que reparte los tintos.

Otro reconocido empresario es Arturo Calle, referente y líder colombiano. Según sus allegados, la filosofía del magnate de la industria textil es crecer y hacer crecer a Colombia. Calle ha sido reconocido por ser pionero de las prácticas en responsabilidad social a través de sus fundaciones sin ánimo de lucro que “apoya y financia iniciativas y programas que contribuyan al desarrollo social del país a través de la construcción de vivienda, fortalecimiento de la salud, educación y recreación, enfocadas principalmente a la niñez y la tercera edad”.

Las prácticas como las que emprendió durante vida Nicanor Restrepo y las que actualmente emprende Maurice Armitage y Arturo Calle, las han hecho convencidos de que el poder de estos pequeños cambios, que finalmente no resultan tan pequeños; son fundamentales para lograr la paz en el país.

Subir