Controlar o No la Inflación, la Disyuntiva que Enfrenta Actualmente la Política Monetaria del País

Artículos Especiales

Controlar o No la Inflación, la Disyuntiva que Enfrenta Actualmente la Política Monetaria del País
Martes, 07 Abril 2015 05:00

Comparte en redes sociales

El país atraviesa por un periodo donde la inflación empieza a ser alta con respecto al rango previsto por la autoridad monetaria, que se encuentra entre 2% y 4%, pues durante el mes de febrero el incremento de Índice de Precios del Consumidor (IPC) fue de 1.15%, jalonado por los incrementos en los precios de servicios de educación, comunicaciones  y de los alimentos, lo que sitúa a la inflación de los últimos doce meses en 4.36%.

Jose_Dario_Uribe

José Darío Uribe, Gerente Banco de la República
www.flicker.com
Autor: Universidad Eafit

Pese a este comportamiento de una de las variables económicas más importantes para mantener la estabilidad macroeconómica del país, la junta directiva del Banco de la República, en su última reunión optó por mantener inalterada la tasa de interés, principal instrumento de política monetaria para impedir que los precios se desborden.

Pues el hecho de elevar la tasa de interés para disminuir el dinero que circula por la economía controlaría la inflación pero resentiría el consumo y la inversión, puesto que el consumidor tiene menos acceso al crédito y en cierta medida se puede ver desincentivado a gastar más cuando una fracción de este dinero podría obtener una rentabilidad considerable, y por el lado de la inversión parte de esta se realiza con recursos financieros por los que se van a tener que pagar tasas más altas y esto desanima a los inversionistas que verán reducidas sus ganancias.

Otros inversionistas que disponen de los recursos y no requieren endeudamiento optarán por invertir sus recursos para obtener por ellos la tasa de interés que ofrece el mercado y no arriesgarlos en nuevos proyectos.

En un contexto donde hay suficientes razones para esperar que la actividad económica se empiece a resentir, aunque aún no se disponga de la información para evidenciar dicho comportamiento, el Banco de la República ha decidido ser prudente, no le ha concedido la importancia que en otro caso hubiera recibido el control de la inflación y se encuentra a la espera de que el mercado le indique si las presiones inflacionarias son de carácter transitorio o permanente, aunque los analistas y los mismos miembros de la junta se inclinan por el primero.

Esta medida está buscando mantener el consumo para evitar que la economía se deteriore aún más de lo que se espera. Este es un momento para preservar las fuentes de ingreso de las que se dispone,  debido a la caída en los ingresos por petróleo y otros commodities.

La inflación puede ser ocasionada por varias causas, como una demanda de bienes y servicios tan elevada que supera la oferta, monetización de déficit fiscal e incrementos en los costos, para el caso de Colombia la actual inflación está asociada a la depreciación del peso y a choques de oferta principalmente en el sector de alimentos.

La inflación es considerada como nociva para la economía principalmente porque genera una pérdida de poder adquisitivo del dinero debido a que el costo de vida es más alto. Por otro lado la desaceleración de la economía contrae variables claves del bienestar como el consumo y la inversión. El dilema de fondo para la autoridad monetaria es realmente entre costo de vida y consumo.

El emisor se encuentra expectante que el devenir de la economía le aclare a que fenómeno (alta inflación o desaceleración económica)  debe darle prioridad. Según expertos si no mejoran los resultados en cuenta corriente y la inflación sigue elevándose muy seguramente la junta directiva del Banco de la República se verá obligada a elevar en algunos puntos porcentuales la tasa de interés.

Ver también:

Subir