Artículos Especiales

La Historia Detrás del Circo del Sol: Llegar a un Océano Azul Reinventando el Circo
Jueves, 30 Abril 2015 05:00

Comparte en redes sociales

El afamado Circo del Sol, considerado uno de los espectáculos mejor logrados del mundo estrena dueños y con eso hace recordar y sobre todo pensar, por qué sigue siendo el mejor. ¿Cuál es la estrategia que ha mantenido?

Circo_del_sol_fotolia

Foto: Archivo Sectorial

A principios de 1980, en la ciudad de Québec, Canadá, empezó a gestarse una idea en una compañía de teatro fundada por Gilles Ste-Croix, llamada Los Caminantes sobre Zancos de Baie-Saint-Paul. Entre caminar sobre zancos, lanzar fuego, malabarismos, bailes y música, se encontraba Guy Laliberté, el fundador de Cirque du Soleil.

Durante las fiestas del aniversario número 450 del descubrimiento de Québec, en Canadá, Guy Laliberté convenció a los organizadores de las celebraciones de realizar una gira provincial de los artistas del Cirque du Soleil, una gira que no se ha interrumpido desde entonces.

Desde su creación el grupo creció rápidamente, en sus inicios trabajaban 73 personas y en la actualidad cuenta con más de 4.000 empleados, 700 de ellos artistas. Inicialmente hacían giras con un único espectáculo a la vez, con un promedio los cinco primeros años de 270.000 espectadores al año. El éxito del Show llevó en 2001 a que casi seis millones de personas lo disfrutaran y actualmente tiene 13 espectáculos. Anualmente el Circo del Sol factura más de 850 millones de dólares y su espectáculo ha sido visto por más de 44 millones de espectadores desde su creación.

La primera gira que realizaron en el exterior fue en Los Ángeles (California, EE.UU) y  la denominaron “Reinventamos el Circo” y es justamente esa estrategia la que hasta ahora les sigue funcionando. Desde su creación, el show fue concebido para ser único, es decir, triunfó porque reconoció que para tener éxito en el futuro, las compañías tendrían que dejar de competir, pues la única manera de vencer la competencia es tratar de dejar de vencerla.

Esta estrategia se denomina el Océano Azul y está enfocada en desarrollar una idea de negocio donde no haya competidores. El mercado está dividido en dos áreas, un océano azul y uno rojo, que está conformado por todas las industria existentes que se enfoca en vencer a la competencia.

El Océano Azul, por el contrario, crea un espacio sin competencia y hace que esta pierda importancia, pues crea y captura nueva demanda, alineando todo el sistema de actividades con la decisión estratégica de la diferenciación y el bajo costo.

Sin duda, el Cirque du Soleil, creó un océano azul, pues sus fundadores se dieron cuenta que los circos eran dirigidos exclusivamente a los niños y no era atractivo para adultos, y también que los costos de sostenimiento para los animales eran muy altos.  Por estas razones decidieron hacer frente a todas las fallas del mercado y crearon un espectáculo dentro de la misma carpa del circo que fuera llamativo para toda clase de público. Entre gimnastas, malabaristas, magia y  otros shows, el Circo del Sol definitivamente reinventó el negocio.

El valor agregado que ofrecieron a los compradores fue lo que desde un principio marcó su éxito y es lo que los autores de la estrategia denominan “la innovación del valor para el Océano Azul”, pues se busca innovar en el producto o servicio que se ofrece, y a su vez disminuye los costos para la compañía y aumenta el beneficio.

Para cumplir con este objetivo los autores proponen el esquema de las cuatro acciones para crear una nueva curva de valor: Eliminar (¿Cuáles variables que la industria da por sentada se deben eliminar?). Incrementar (¿Cuáles variables se deben incrementar muy por encima de la norma de la industria?). Reducir (¿Cuáles variables se deben reducir muy por debajo de la norma de la industria?) y por último Crear (¿Cuáles variables se deben crear porque la industria nunca las ha ofrecido?).

Entender esta estrategia es lo que le ha permitido al Circo del Sol permanecer vigente siendo uno de los espectáculos más grandes del mundo, valorizado en más de 1.500 millones de dólares. Ahora Guy Laliberté es el dueño del 10% de la marca y vendió el restante a un consorcio conformado por TPG Capital LP y Fosun Capital Group, propiedad del conglomerado chino Fosun International Ltd, que tendrá la responsabilidad de llevar al Circo del Sol a una nueva etapa, esperando mantener sus principios.

 

Lea también:

Subir