Derechos Laborales y Sindicales: El Idilio entre Colombia y la OIT

Artículos Especiales

Derechos Laborales y Sindicales: El Idilio entre Colombia y la OIT
Martes, 23 Junio 2015 05:00

Comparte en redes sociales

4 de junio del 2006, Colombia es excluida de la lista de países violadores de los derechos sindicales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) después de haber estado en ella hace 21 años. Aquí comienza el idilio amoroso entre el país con una de la más barata obra de mano de América Latina y esta importante organización. Un romance, que para el gobierno colombiano se ha convertido en un objetivo a priori para demostrar el progreso alcanzado por el país.

construction-work-in-action-1410643-m

Foto: www.sxc.hu Autor: Bettina Schwehn

¿Qué es la OIT?
La Organización Internacional del Comercio (OIT) es una agencia de las Naciones Unidas fundada en el año 1919, única sobreviviente del Tratado de Versalles que estableció la Sociedad de Naciones, que posee por objetivos la promoción de la justicia social y el reconocimiento de las normas fundamentales del trabajo, la mejora de las condiciones laborales en el mundo y la creación de oportunidades de empleo. Se destaca por ser la única agencia de la ONU cuyos directores son representantes de gobiernos, empleadores y trabajadores. En reuniones que la organización realiza de manera anual, conocidas como Conferencia Internacional del Trabajo, establece un listado de 25 países que son convocados a rendir explicaciones sobre el cumplimiento de normas laborales dentro de su territorio, elenco  del cual Colombia ha participado.


Relación de Colombia con la “Lista Negra” de la OIT, ¿Una historia con fin?
Luego de 21 años de permanecer en este vergonzoso listado, el 4 de Junio del 2006 el ex presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez anunció y celebró la exclusión del país de dicha lista, un logro poco meritorio para muchos y apreciable para pocos, pues cabe recordar que Colombia ha sido considerado un país en el cual se persigue, condena y asesina a líderes sindicales, un lugar falto de libertad sindical y que con el tiempo ha establecido regulaciones o leyes que benefician a los empleadores y causan grandes perjuicios a la mano de obra nacional. Por lo anterior dicho gozo no fue duradero, esto debido a una nueva inclusión, por dos periodos seguidos, en los 25 países que no respetan los derechos laborales.


Durante el 2009 hasta el 2013 los gobiernos encargados del país se vanagloriaron por llevar a cabo proyectos que evitaran que Colombia fuese considerada nuevamente dentro del listado de la OIT, el último encargado de ello fue el ex Ministro de Trabajo Rafael Pardo afirmando que la exclusión de Colombia para el año 2013 “es un reconocimiento a los programas de promoción de la libertad sindical, el derecho de asociación, la negociación colectiva en los sectores público y privado, así como el respeto a los derechos humanos de quienes ejercen la actividad sindical”; pero fue la misma organización quien “aterrizo el alto vuelo” del gobierno nacional en el 2014, ya que se cuestionó nuevamente al país por violar las normas instituidas por la agencia perteneciente a la ONU; confirmando que el país no cumple con los derechos de libertad sindical, negociación colectiva y a la huelga; dejando al territorio colombiano como el país con mayor número de violaciones de derechos laborales en Suramérica y a la par de China, Malasia y Nigeria. El informe que definió a Colombia como uno de los peores países en esta índole, caracterizó la actualidad del país así: "si bien la legislación puede enumerar ciertos derechos, los trabajadores carecen efectivamente de acceso a ellos y están expuestos a regímenes autocráticos y a prácticas laborales injustas".


Hace pocos días el ministro de Trabajo Luis Garzón en conjunto con el presidente de la República Juan Manuel Santos realizaron el anuncio de que el país quedó nuevamente fuera de la “lista negra” de la OIT, dando como razón a esto “los avances en la negociación colectiva en materia estatal; los logros en la negociación del magisterio; la manera como se ha afrontado el tema de la formalización y la lucha contra la tercerización arbitraria”, decisión que ha sido altamente criticada por los entes sindicales nacionales porque consideran que Colombia aún mantiene grandes limitaciones y obstáculos para el correcto ejercicio de los derechos sindicales y laborales.


Teniendo en cuenta lo anterior, la gran duda radica en lo que le espera al país en los temas laborales, cuestionando la continuidad o exclusión de Colombia en los países sancionados por la OIT, el futuro de las relaciones profesionales y aún más importante, el cómo afectará esta decisión la visión que posee el extranjero sobre la situación colombiana y su progreso.

Subir