Sector
La Tecnología Wearable, ¿Moda o Utilidad?
Martes, 20 Octubre 2015 05:00

Artículos Especiales
Comparte en redes sociales

La palabra Wearable hace referencia al conjunto de aparatos y dispositivos electrónicos que se incorporan en alguna parte del cuerpo, interactuando continuamente con el usuario y con otros dispositivos. Los relojes inteligentes o smartwatchs, las zapatillas de deportes con GPS incorporado, y las pulseras que monitorizan nuestro estado de salud, son ejemplos de este tipo de tecnología que se encuentra cada vez más presente en nuestras vidas.

futuristic-glasses-1056971

Fuente: www.freeimages.com Autor: Leszek Soltys

El sector de los wearables está teniendo una importante evolución. Diferentes estudios identifican este sector como uno de los que más oportunidades presentan. Debido a esto surgen varias empresas asociadas a este mercado, y compañías como Google, Samsung, Apple, Adidas, Sony  y Fitbit, invierten cada vez más en el desarrollo de su tecnología, la cual están incorporando a sus dispositivos.

Dentro del sector sobresalen dos corrientes: la salud, con muchos productos que facilitarán la vida y ayudarán a prevenir enfermedades, y el más visible, el deporte. Los productos más vendidos son las SmartBands (pulseras inteligentes) y SmartWatch (relojes inteligentes). También está empezando a tomar forma un nuevo mercado de lujo wearable, relacionado con las joyas, con colecciones como las creadas conjuntamente por Misfit y Swarovski.

La empresa Cisco Systems realizó una investigación sobre el crecimiento esperado del sector. Los datos obtenidos sobre los wearables indican que el número de dispositivos vendidos pasará de 22 millones en 2013 a 177 millones en 2018. Esto supondrá unas cifras de 478 millones de euros, cuatro veces más que los datos económicos obtenidos en el 2014 y el 2015 (140 y 170 millones de euros respectivamente).

Sin embargo, otros estudios hacen críticas en aspectos como la vida útil de los wearables. Así, el análisis de Endeavour Partners afirma que el 33% de los wearables se dejan de utilizar por los usuarios después de seis meses, y hasta el 50% del total son abandonados después de un tiempo.

Otras críticas se basan en la falta de utilidad real de sus funciones. Tener un dispositivo que te avise de las notificaciones está bien mientras haces deporte o estas en una reunión en la que no puedes atender el Smartphone. Pero para realizar llamadas, responder mensajes, o ver las redes sociales, es mucho más útil el Smartphone que cualquiera de estos dispositivos. Además, estos sistemas son muy dependientes de los Smartphone, aunque la última tendencia es incorporar sensores que los dotan de una mayor autonomía.

Por último los wearables necesitan ser cargados con frecuencia, algunos como los SmartWatch deben conectarse a una fuente de almacenamiento prácticamente a diario, lo que limita su uso.