El Salario Emocional: Una Estrategia para Retener los Empleados en la Pequeña Empresa

Artículos Especiales

El Salario Emocional: Una Estrategia para Retener los Empleados en la Pequeña Empresa
Jueves, 19 Mayo 2016 04:14

Comparte en redes sociales

Con el cambio de las culturas en el tiempo, el desarrollo de los medios de comunicación, la informática, los roles y los cargos dentro de las empresas, sin importar el sector o la razón social en la cual funcionan, se hace necesario cambiar los incentivos que se le ofrecen al corazón de las compañías: los empleados.

moving forwards 4 1141712

Fuente imagen: www.freeimages.com

Autor: Svilen Milev

En los tiempos de la sociedad primitiva, la retribución obtenida después de cierto esfuerzo buscaba satisfacer una necesidad fundamental, alimentarse. En la esclavitud, las cosas se ampliaron y la retribución estaba relacionada, una vez más, con el alimento, pero se buscaba también posiciones que permitieran un mayor descanso y mejoras en aspectos como el aseo y el vestir. De igual forma, durante el Feudalismo, las preocupaciones se enfocaron en tener una buena producción, de modo que se lograra pagar el tributo al señor feudal y que quedara lo suficiente para el consumo de la casa y otros trueques. Ya en el capitalismo, la retribución se representa en dinero y bajo la relación: mayor tiempo laborado - mayor cantidad dinero, como ocurrió en la época de la industrialización, tiempos en el que no se tenía presente, aunque se ejecutaba, la búsqueda de la productividad. Hoy, el sistema, en su mayoría capitalista, como lo era en la industrialización, es diferente; aspectos como el incremento en los niveles de educación, la libre competencia, la regulación de cada país, el fácil acceso a la información, el surgimiento de una clase media robusta y, desde luego, el cambio de mentalidad en las generaciones jóvenes, hacen que las empresas, en especial las pequeñas empresas, deban estudiar formas novedosas de retener a sus empleados (Ver: Derechos Laborales y Sindicales: El Idilio entre Colombia y la OIT).

Se hace alusión principalmente a las pequeñas empresas, porque constituyen ese tipo de compañías que no cuentan con el músculo financiero ni el tamaño suficiente, a nivel de infraestructura, para establecer un departamento de talento humano que se encarguen de este tipo de gestiones. Es esta razón el incentivo para que este tipo de compañás sean las más interesadas en sostener a sus empleados ante el costo incremental que genera una alta rotación de personal; basta observar algunos factores: convocatoria, selección, incorporación y curva de aprendizaje (Ver: Claves para Alcanzar el Éxito según Philippe Laffont).

Entonces, ¿cómo sostener a los empleados? El salario emocional aparece como la mejor alternativa. Las generaciones actuales no se aferran exclusivamente al salario, sino que empiezan a evaluar otro tipo elementos diferentes a las tradicionales ayudas de transporte, tiquetes para restaurantes, descuentos para gimnasios, spa, masajes, seguro médico y planes de pensiones. Ahora, se deben analizar enfoques en lo ambiciosas que son las personas y en su capacidad de raciocinio, entender que la disposición que tienen de dedicarse a una empresa o marca es mínima y con tendencia a cero entre más limitado se encuentre (Ver: Los Mejores Trabajos para la Gente Arriesgada).

De esta forma, el salario emocional consiste en dar a los empleados una vida óptima, en donde las dinámicas laborales se combinen perfectamente con su tiempo libre, así como las relaciones familiares y sociales, buscando establecer una permanencia de largo plazo por parte del empleado y despertar agradecimiento hacía la compañía por el crecimiento conjunto. La estrategia del salario emocional recoge unos fundamentos claves (Gráfica 1), que se enfocan en observar y ambientar al marco empresarial, la integralidad del ser humano para que deje de ser visto como el simple objeto productor de riqueza, mejorando en temas como el compromiso y la responsabilidad y sosteniendo otros, como la productividad (Ver: Millennials: La Nueva Fuerza Laboral).

art 19 mayo 2016

Fuente: Sectorial

Subir