El Impacto del Juicio Político a Dilma Rousseff en Latinoamérica

Artículos Especiales

El Impacto del Juicio Político a Dilma Rousseff en Latinoamérica
Lunes, 23 Mayo 2016 00:36

Comparte en redes sociales

El proceso de “impeachment” contra la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, está generando reacciones en América Latina. El destino de la mayor economía de la región tendrá, sin duda, un importante impacto en toda la zona.

grunge brazilian flag 1444100

Fuente imagen: www.freeimages.com

Autor: Amos Chris

Rousseff está acusada de violar las leyes fiscales, al trasladar fondos oficiales a fines distintos a los asignados antes de su campaña de reelección de 2014. Los partidos opositores sostienen que las maniobras contables le permitieron elevar el gasto público para obtener votos. Rousseff niega haber cometido delito alguno y asegura que no hizo nada que no hicieran los gobiernos anteriores. Afirma que no se le acusa de un delito, lo cual debería ser la base de un juicio político.

Después de que se formalizara la transición temporal de Dilma Rousseff, el Gobierno de Colombia se pronunció. En un comunicado de la Cancillería Colombiana, expresó que: “En la actual coyuntura, Colombia confía en la preservación de la institucionalidad democrática y la estabilidad, fundamentos indispensables del Estado de derecho. La estabilidad de Brasil es muy importante para toda la región por su influencia y liderazgo”.

Igualmente indicó que “vista la relevancia política y económica de Brasil en la región, y por los lazos de amistad y cooperación que nos unen, y el trabajo constructivo que hemos tenido durante estos años con el Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, Colombia ha seguido de cerca el transcurso de los hechos ocurridos en las últimas semanas en ese país”.

La asunción de la presidencia del país por el hasta ahora vicepresidente, el liberal Michel Temer, durante 180 días, representa un giro significativo para las organizaciones y gobiernos regionales. Es un paso más en la reformulación del tablero político en Suramérica, dominado en los últimos diez años por gobiernos de tendencia centroizquierdista, y que, en los últimos tiempos, se está desplazando hacia la derecha. La llegada de Temer desafía, por un lado, a quienes promovían una estrategia regional en sentido Sur-Sur y de mayor atención a la cuestión social, golpeando de esta forma al debilitado "bolivarianismo". Por otra parte, refuerza las tendencias hacia una reaproximación a los países desarrollados, en especial a los Estados Unidos y a una mayor liberalización de la economía.

Hasta el momento los analistas han calificado como positiva para la economía brasileña la suspensión presidencial de Dilma Rousseff. A nivel local el efecto será difícil de notar a menos de que la llegada de Temer, quien se muestra con una postura más liberal, represente un repunte notable en la economía brasileña. En cuanto a inversión extranjera no se espera que haya una masiva movilización de capitales hacia el país carioca, sobre todo porque Brasil se encuentra a dos peldaños de volver de ganar el grado de inversión para las principales calificadoras del mundo. Por esto no es probable que Colombia pierda las inversiones internacionales que logró robarle a Brasil a medida que su situación empeoraba, como el índice de deuda GBI-EM de JP Morgan

Artículos relacionados:

Subir