Sector
Estrategias Empleadas en el Mundo para Reducir la Congestión y la Contaminación Generadas por los Vehículos
Miércoles, 08 Junio 2016 03:17 1301 Visitas

Written by  Artículos Especiales

Recientemente, el Concejo de Bogotá le dio el visto bueno a los peajes urbanos y a los pagos que eximen del pico y placa en la ciudad. La medida ya se había considerado en otras ocasiones, tanto en la capital como en otras ciudades del país, debido a que, en 2013, el Ministerio de Transporte expidió el Decreto 2883, en el cual se autoriza la implementación de peajes urbanos y cobros por congestión o contaminación en ciudades con más de 300.000 habitantes.

urban traffic 1227661

Fuente imagen: www.freeimages.com

Autor: Yarik Mishin

Este tipo de estrategias ya se han empleado en varias ciudades del mundo, con la intención de desincentivar el uso de los vehículos, racionalizar la circulación por zonas de alta congestión y fomentar el uso del transporte público.

Se considera que Singapur fue el primer país del mundo en poner en práctica las tarifas de congestión o cobros por congestión, pues, en 1975, implementó un sistema de permisos de acceso al área central de la ciudad capital para regular el flujo vehicular en centros urbanos. Este sistema fue reemplazado en 1998 por uno permanente de cobro electrónico que mejoró la operación. El primer sistema que puso en marcha Singapur le representó una reducción de 76% del flujo vehicular en la zona central y el 9% de los usuarios decidieron migrar al transporte público.

En 2003, Londres implementó un peaje para el cobro de una tasa a los conductores que circularán por la zona central de la ciudad británica, bajo el esquema de tarifas por congestión. La tasa que inicialmente se fijó en 5 libras se incrementó en 2005 a 8 libras y en 2008 se determinó que el valor dependería de las emisiones potenciales de CO2 de los vehículos.

Los Países Bajos son reconocidos a nivel mundial por tener un sistema de transporte sostenible. Esta región, que se caracteriza por una elevada densidad poblacional, previó que el crecimiento del tráfico iba a exceder el espacio disponible, por ello decidió emplear instrumentos como los planes de movilidad al trabajo, que se utilizan desde 1990. El sector público apoya las iniciativas privadas para que los trabajadores de ciertas zonas industriales y empresariales se movilicen en medios de transporte público, concediéndoles exenciones fiscales. Por su parte, los empresarios ofrecen a sus trabajadores bonos o abonos para movilizarse en el sistema público de transporte.

En el ámbito nacional, Medellín ha evaluado, en algunas ocasiones, la posibilidad de implementar los peajes urbanos como una medida para contrarrestar los efectos asociados al crecimiento del parque automotor, pero se ha desistido de la propuesta por considerar que no se dispone de estudios completos de movilidad e impacto económico, ni de análisis que indiquen en qué zonas regiría la medida y qué tipo de tarifas se aplicarían.

Todas estas medidas ayudan a mejorar el desplazamiento en las ciudades, a la vez que les permiten a los ciudadanos disfrutar de ciudades más saludables y menos contaminadas, pero deben estar muy bien estructuradas para no generar efectos adversos. Por ello, se espera que las ciudades colombianas pioneras en implementarlas consideren todos los elementos que se pueden ver afectados.

Ver también: