Impacto en el Sector Agrícola del Acuerdo de Paz

Artículos Especiales

Impacto en el Sector Agrícola del Acuerdo de Paz
Miércoles, 07 Septiembre 2016 05:18

Comparte en redes sociales

La agricultura es uno de los sectores más importantes para el desarrollo económico de un país, pues no solo contribuye la producción de alimentos, sino que también influye en el bienestar de todos los ciudadanos, tanto como fuente de subsistencia, como de ingreso para el sostenimiento. En Colombia, la agricultura se ha visto fuertemente afectada desde hace décadas. Por lo que se espera una luz de desarrollo con el acuerdo de paz.

agricola

Foto: www.sxc.hu (Autor:Geo-K)

El sector agrícola ha vivido varios efectos que han implicado un retraso para el desarrollo rural; resultados, en su mayoría, causados por los grupos armados, quienes han sometido por años a la población rural colombiana, extorsionando a los campesinos y obligándolos a entregar y abandonar sus tierras. Estas situaciones, a su vez, han derivado en el aumento en la población desplazada, que es aproximadamente del 10%. Por ello, los campesinos optan en su mayoría por tener cultivos de corto plazo, ya que el costo de oportunidad en caso de pérdida es menor y su recuperación más rápida.

Con esto, la inversión ha disminuido y una parte de los campesinos que trabajaban la tierra comenzaron a ver el sector poco rentable, por lo que decidieron dedicarse al ganado o a cultivos más pequeños y de corto plazo, como la coca, que termina siendo una alternativa rentable para los campesinos, a pesar de su ilegalidad.

Todos estos sucesos han causado escases en la mano de obra y en los insumos, el transporte se hace menos recurrente, al incrementar los costos la producción disminuye e imposibilita el acceso a los diferentes bienes de consumo y adicionalmente hacen más riesgosas las inversiones.

En Colombia, según el instituto geográfico Agustín Codazzi:

“…El 37,4 por ciento del país cuenta con suelos aptos y con vocación para las actividades agrícolas, es decir más de 37 millones de hectáreas. De este total, el 19,34 por ciento es apto para los cultivos y el 13,31 por ciento para la cría de ganado. Sin embargo el uso que se le ha dado al suelo colombiano es otro. Actualmente tan solo el 4,6 por ciento del país cuenta con territorios agrícolas (5,3 millones de hectáreas), mientras que en el 30,5 por ciento se ha hecho una sobrecarga por parte del ganado (34,8 millones de hectáreas)”

Esto evidencia claramente el desaprovechamiento del potencial agrícola del país, favorecido en gran medida por los diferentes pisos térmicos que lo caracterizan.

El gobierno Colombiano ha apoyado poco el sistema agrario nacional, manifestándose exclusivamente con la asignación de tierras baldías, pero sin ninguna clase de acompañamiento durante el cultivo y explotación de recursos.

En el capítulo étnico del acuerdo de paz, apartado 6.1.12.3, que habla sobre la reforma rural integral, tratan, el acceso a tierras, incluyendo el Fondo de Tierras, y afirman: “la adjudicación de predios y procedimientos de formalización se hará con destino a la constitución, creación, saneamiento, ampliación, titulación, demarcación, restitución y resolución de conflictos de uso y tenencia de las tierras…”

Una vez planteada la situación se espera que con motivo del acuerdo de paz, estos problemas sean disueltos, y no solo para mejorar las condiciones de vida de los campesinos, disminuir la ilegalidad e informalidad, sino integralmente la situación de la población en general, disminuir el miedo a las inversiones, que afecta las decisiones de los individuos, pues los niveles de confianza son necesarios para que los productores e inversionistas sientan la libertad de destinar recursos y mano de obra en el sector agrícola.

Para leer el acuerdo de paz haga clic aquí.

Ver también:

Para suscribirse y recibir diariamente la actualidad informativa del sector de su interés, contáctenos..

Subir