Balance de la Economía Colombiana: ¿Referente de la Región?

Artículos Especiales

Balance de la Economía Colombiana: ¿Referente de la Región?
Lunes, 19 Septiembre 2016 05:08

Comparte en redes sociales

A pesar de la desaceleración económica que sufre el país, su tasa de crecimiento continúa estando por encima de la mayoría de sus socios comerciales en la región, por lo que su papel en el desarrollo regional se conserva. Sin embargo, la coyuntura del mercado colombiano genera incertidumbre sobre el correcto desempeño en el mediano plazo.

trend 1445460 960 720

Foto: www.pixabay.com

La economía nacional enfrenta una complicada coyuntura presionada por la desaceleración económica y la alta inflación presente en el mercado, situación influenciada por múltiples factores que pasan por el precio del petróleo, la devaluación de la moneda local, hasta eventos socioeconómicos como el anterior paro transportador, entre otros cuantos. Sin embargo, dicho entorno exhibe comparativos ambiguos a nivel regional, que permiten contextualizar el balance de la economía colombiana.

En lo que respecta al crecimiento económico, entre las principales economías de la región, Perú y Colombia lideran la expansión; de acuerdo a las proyecciones realizadas por los Bancos Centrales propios de cada país, se estima que el país inca presente un crecimiento económico del 3.8% para el año en curso y 4% para el siguiente. Por su parte, según el Banco de la República, la expansión esperada de la economía colombiana para 2016 es de 2.3%, mientras que para 2017 se estima un 3%. Esto muestra que, a pesar del impacto generado por la desaceleración económica mundial, en especial de importantes socios comerciales para América Latina como lo son China y Europa, y de su impacto en los mercados emergentes, Colombia no ha desentonado frente a su papel como líder en expansión económica en la región, manteniéndose como referente atractivo para diferentes agentes del mercado internacional.

No obstante, la coyuntura inflacionaria vislumbra la complicada situación que atraviesa la economía nacional, lo cual, junto a factores fiscales y de comercio exterior, generan incertidumbre sobre el correcto desempeño esperado. Excluyendo a Venezuela, Brasil y Colombia exhiben los más altos niveles de inflación observado durante los últimos doce meses con 8,7% y 8,1%, respectivamente. Además, a pesar de que se espera una corrección en precios, el índice de los precios generales de la economía de estos dos países continuaría muy por encima de la inflación meta estipulada por el correspondiente banco central. Por su parte, el mercado brasileño estima que la inflación terminará el año en curso con un índice del 7,31%, lejana de la meta anual del 4,5 %, con una tolerancia de dos puntos porcentuales, que elevan hasta el 6,5%; mientras que, en Colombia, el promedio de las expectativas inflacionarias para 2016 se encuentra en 6,77%, nivel ampliamente superior a la meta establecida por el Banco de la República del 3%, con una desviación del 1%.

Además, aunque la esperada caída de los precios de los alimentos en los meses siguientes continuará ayudando a atenuar la inflación, existe una probabilidad importante de que el 2017 sea el tercer año consecutivo de incumplimiento de la meta inflacionaria establecida, generando un importante nivel de riesgo en la credibilidad que posee el banco emisor colombiano como autoridad monetaria.

Por otro lado, el balance externo no ha sido positivo para la economía nacional, pues en lo que respecta a exportaciones, durante los primeros siete meses del año en curso, el valor FOB exportado cayó un 25,9% frente a lo obtenido un año atrás, logrando niveles cercanos a los de 2007. La caída de este rubro de la economía es arrastrada principalmente por las exportaciones minero-energéticas, especialmente petróleo, con una disminución para igual lapso del 47,7%. Igualmente se presenciaron caídas en las ventas de carbón (18,3%), manufacturas (16,1%) y café (17,3%). Es importante resaltar que la disminución en la industria manufacturera estuvo supeditada a las coyunturas económicas que atraviesan Ecuador, Venezuela y Brasil, pues en conjunto representan la cuarta parte de su mercado, atenuando el impacto positivo recreado por la devaluación de la moneda local.

Estos factores permiten concluir un balance adverso para la economía nacional, generando incertidumbre sobre la conservación de su papel de liderazgo en la expansión económica de la región en el mediano plazo, y la necesidad imperiosa del uso de políticas que conduzcan a la solución de dichas problemáticas, especialmente la inflacionaria y la fiscal.

Ver También:

Subir