Sector
¿Será la Hora de un Control al Flujo de Capitales de Portafolio?
Miércoles, 22 Marzo 2017 02:00 607 Visitas

Written by  Artículos Especiales

El pasado jueves 8 de marzo tuvo lugar en Medellín el Seminario Macroeconómico de Anif- Fedesarrollo, donde el debate central fue COLOMBIA: CRECIMIENTO Y EFECTOS DE LA REFORMA TRIBUTARIA. Este evento contó con la participación de ponentes como: Leonardo Villar, presidente ejecutivo de Fedesarrollo; Sergio Clavijo, presidente de ANIF, y Juan Pablo Zárate, co-director del Banco de la República.

capitales 
 Fuente: Pexels

Quizás la frase que podría resumir las diferentes intervenciones es: “2017, un año de leve recuperación económica para Colombia”. Todos coincidieron en que los años más difíciles para el país quedaron atrás (2015-2016) cuando los precios de los commodities tocaron fondo, obligando a la economía a migrar hacia otras industrias; los choques transitorios (fenómenos climáticos y paro camionero) que afectaron al alza la inflación ya pasaron y la reforma tributaria dará un alivio a las cuentas fiscales.

Sin embargo, hubo una intervención que sobresalió del mismo tema macroeconómico: inflación, crecimiento, tasa de cambio, balanza comercial, variables comunes en todas las intervenciones, y fue un comentario de Sergio Clavijo: “desde ANIF estamos elaborando un documento para el Banco de la República, donde ponemos a consideración sí es necesario poner nuevamente un control a los capitales de portafolio, como ocurrió en el 2007-2008”. Según Clavijo, un dólar entre 2850-2900 no refleja la paridad cambiaria adecuada para que aumenten las exportaciones y disminuya el valor de la deuda externa. Para él, la tasa de cambio que reflejaría la realidad económica del país en este momento debería estar alrededor de los 3100-3150 pesos por dólar.

En el 2007, el presidente Álvaro Uribe, a través del Ministro de Hacienda del momento, Oscar Iván Zuluaga, modificó mediante el decreto 1801 de 2007 el Régimen de Inversiones de Capital del Exterior en Colombia. En este imponían una permanencia mínima de 6 meses a los capitales de portafolio y retenían como un depósito en el Banco de la República el 40% del valor de la inversión. También se penalizaba con un sobrecosto que iba del 1,6% al 9,4% la retirada del capital antes del tiempo permitido.

Los capitales de inversión de portafolio no aumentan la inversión productiva, ni contribuyen a la competitividad de las empresas; vienen en las bonanzas y huyen en las crisis, agudizando los ciclos económicos del país. El reflejo de lo anterior se ve claramente en cómo en el 2016 la formación bruta de capital se contrajo 3.6%, aun cuando el monto de inversión de capital extranjero en TES, bonos corporativos y acciones sigue rompiendo records históricos. La principal razón de imponer un control al flujo de capitales es que la moneda local refleje una paridad cambiaria consecuente con la intervención de política monetaria del Banco de la República y la realidad económica del país. En este momento la tasa de cambio peso/dólar está siendo fuertemente contaminada por el incremento excesivo de los capitales golondrina (aumentando la oferta de dólares en el país) que se han ido de países emergentes como Rusia y Turquía, aterrizando en el país que dio por terminado un conflicto interno de más de 50 años. A los inversionistas de portafolio sentados en Londres, Tokyo o Nueva York les llega el eco del país del Nobel de Paz, la reciente Reforma Tributaria, gobernabilidad estable y una rentabilidad a 10 años de entre 6.7% y 6.9%. En un mundo inundado de liquidez, las anteriores son razones suficientes para continuar en el radar de locaciones de activos en países emergentes.

Según el presidente de ANIF, en este momento la tasa de cambio debe reflejar condiciones óptimas para mantener la competitividad de las exportaciones, acelerar la sustitución de importaciones debido a la devaluación de los 2 años anteriores y controlar el aumento de la deuda externa del país. Este último punto fue una de las dos razones por las cuales la calificadora FITCH bajó la perspectiva de estable a negativa del país en julio del año pasado.

Queda por ver el documento con las consideraciones que hará ANIF al Banco de la República, pues un control de capitales como el que se impuso en el 2007 violaría uno de los puntos del TLC con Estados Unidos. Un desincentivo a la inversión de portafolio extranjera contribuye a la salud de la economía en general. Esto hablando de que las condiciones económicas del mundo continúen igual: bancos centrales con tasas muy bajas, liquidez mundial en auge, y crecimiento mediocre de los países desarrollados. ¿Qué pasaría si este panorama cambiara? La FED ha tomado la delantera en ajustar su política monetaria y la inflación de Europa en febrero fue la más alta en los últimos dos años; ¿Colombia seguiría siendo tan atractivo? O nos veríamos enfrentados a una desinversión de portafolio que ya ronda los 94,1 millones de dólares (octubre 2016), resaltando que ya tienen el 35% de los Títulos de Tesorería (TES). Al alcanzar una cifra de semejante magnitud es necesario adelantarse a tomar medidas que protejan la moneda local.

Artículos relacionados:

Para suscribirse y recibir diariamente la actualidad informativa del sector de su interés, contáctenos.

Print Email