Sector
¿Perdurarán las Perspectivas Positivas de la Producción de Cereales?
Jueves, 20 Abril 2017 02:36 268 Visitas

Written by  Artículos Especiales




Un reciente informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), prevé que el 2017 será un buen año en términos de cosechas de maíz por el aumento de las siembras en Argentina y Brasil. Sin embargo, el comportamiento reciente en el precio de los cereales genera temor sobre el impacto en el nivel de cosechas en Sudamérica.

corn 
 Fuente: Pixabay

De acuerdo con el reciente informe de perspectivas de cosechas y situación alimentaria presentado por la FAO, a pesar del impacto de las sequías experimentadas en varios países de la región, el 2016 presentó un nivel elevado de producción de cereales en Sudamérica (Desempeño y Riesgos Actuales del Sector Agrícola en Colombia), logrando un total de 171 millones de toneladas de cereal; el principal aporte fue el desempeño productivo récord de trigo y maíz en Argentina, compensando la contracción exhibida en campos brasileños.

Bajo este marco, y en respuesta al mayor nivel de precios, las perspectivas para el año en curso son positivas, como resultado de la expansión esperada de siembras de maíz, en especial en los países líderes de la subregión, Argentina y Brasil. Sin embargo, el desempeño del primer bimestre del año genera cierto nivel de incertidumbre sobre el resultado esperado por la Organización.

Mientras que la demanda externa y la debilidad de su moneda benefician el mercado argentino del trigo y sus derivados, a partir de mayores precios, Brasil y Bolivia están siendo altamente afectados por el nivel de cereales importados, brindando estabilidad a los precios, pero en una cotización por debajo a la del mismo periodo del año anterior, exceptuando casos particulares, como Santa Cruz, principal mercado en territorio boliviano. Situación similar se presentó en países importadores como Colombia, Chile, Ecuador y Perú, mercados en los que la estabilidad con una tendencia a la baja fue generalizada, como resultado de la participación extranjera en el abastecimiento local.

Por su parte, la cotización del maíz en la subregión ha exhibido una reducción generalizada durante igual periodo, con la excepción de Ecuador y Chile. Factores como el nivel de importaciones en Brasil y Colombia, la apreciación del peso argentino y la menor demanda externa como resultado de estacionalidades, han incidido negativamente sobre el precio del maíz, situación que generó alerta ante el inicio de recolección en marzo, coyuntura que desglosa mayor presión sobre los precios.

Contrario a lo esperado por el contexto expuesto en precios, las perspectivas positivas de producción regional y mundial de 2017 se conservan, influenciando los precios de los cereales en el corto plazo, en especial con el desarrollo en curso de las cosechas o el pronto inicio de estas. Sin embargo, ante este marco, es probable que el segundo ciclo de siembra cumpla las expectativas productivas de la FAO, como respuesta a la demanda de algunos cereales. No obstante, tal como lo señaliza la actualidad del mercado, la superioridad de la oferta sobre la demanda marcaría el norte productivo del sector en ciclos venideros, dosificando la producción regional en búsqueda del equilibrio del mercado.

Artículos Relacionados:

Para suscribirse y recibir diariamente la actualidad informativa del sector de su interés, contáctenos.

Print Email