Sector
Desnacionalización de la Economía Colombiana: Empresas Locales Vendidas a Extranjeros
Jueves, 11 Mayo 2017 02:15 3172 Visitas

Written by  Artículos Especiales

Colombia es uno de los pocos países donde sus compañías más emblemáticas han sido transferidas a inversionistas en todas las partes del mundo. Sea por el gran atractivo de las empresas locales o por decisión de los diferentes empresarios, esta situación ha afectado el ahorro nacional, el empleo local, la autonomía empresarial y el patrimonio colombiano.

Desde los años 90 cuando se adoptaron en Colombia las medidas de apertura económica, globalización del comercio, internacionalización del capital productivo y demás políticas que sugerían estamentos como el consenso de Washington, el país ha visto como algunas de sus compañías más representativas han quedado en manos de empresas multinacionales. Desde ese momento, más de 25 empresas de diferentes sectores económicos del país han cedido su participación a manos extranjeras. Aerolíneas, supermercados, textileras, hidroeléctricas, bancos, empresas de telecomunicaciones, aseguradoras, siderúrgicas, cerveceras, tabaqueras, entre muchas otras industrias, se han visto impactadas por la participación de capitales extranjeros dentro de su organización.

Algunas de las compañías más representativas que han sido vendidas parcial o totalmente han sido:

compañias col

En efecto, algunas de estas ventas se han entendido como la manifestación de la Inversión Extranjera Directa (IED) que ha llegado al país durante los últimos años, y que de alguna manera se facilita mediante la compra de empresas nacionales con toda una organización ya establecida. Sin embargo, hay que diferenciar el verdadero objetivo de la inversión en una compañía local; una cosa es asociarse con inversionistas extranjeros para adquirir capital, innovación y expandirse y otra es perder todo el control de una compañía y ceder todo el patrimonio a una transnacional.

¿Es positivo o negativo que las marcas históricas sean adquiridas?

Todo depende de la forma como se estructure la participación extranjera. Algunos lo ven positivo, como reflejo de que el país tiene una economía boyante, con empresas rentables que despiertan el interés foráneo por las industrias locales. No obstante, la perspectiva cambia cuando la IED llega al país con el ímpetu de obtener provecho de la riqueza nacional y de sacar del país las rentabilidades obtenidas. Lo ideal en esta situación es que las multinacionales lleguen al país con planes de expansión y crecimiento para las compañías locales, modernización, innovación, tecnología, accesos a nuevos mercados, y que en general propicien el crecimiento y el empleo. Es importante destacar que entre el año 2000 y el 2015 ingresaron a Colombia por inversión extranjera más de US$130.000 millones de dólares, no obstante, la rentabilidad de estos recursos en actividades productivas generó la salida en el mismo periodo de US$150.000 millones.

¿Qué empresas quedan en el patrimonio nacional?

Luego de la polémica venta de Isagén el año pasado, el Estado cuenta con participación en cerca de 100 empresas dentro de las cuales puede iniciar un proceso de enajenación en el que tenga participación tanto privada como pública, siempre y cuando los recursos sean destinados a inversión social.

Dentro de las compañías en las que el Estado tiene participación actualmente se desatacan Ecopetrol, cuyo valor ronda los $46 billones de pesos, Interconexión Eléctrica ISA S.A, con un valor cercano a los $5 billones, y el Banco Agrario, con casi $3 billones. También se destacan compañías de transporte y logística, electrificadoras, compañías hoteleras y otras, que en su totalidad suman más de $240 billones de pesos.

En conclusión, no quiere decir que el cierre de fronteras comerciales y el rechazo de la IED sea la solución para preservar el ahorro nacional; por supuesto que la inversión foránea es positiva para un país. El tema radica en las políticas que se implementen para preservar el ahorro y patrimonio nacional, de manera que promuevan el consumo de productos locales y favorezcan la inversión productiva, sin perder autonomía sobre las decisiones de fondo dentro de las organizaciones.

Ricardo Gómez Londoño
Ingeniero Financiero
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Artículos relacionados:

Para suscribirse y recibir diariamente la actualidad informativa del sector de su interés, contáctenos.

Print Email