Sector
En Busca del Tiempo Perdido: la Amazonía Colombiana
Jueves, 25 Mayo 2017 11:55 569 Visitas

Written by  Artículos Especiales

Es hora de que la región más extensa y menos poblada del país renazca dentro del mapa y espectro del Estado colombiano. Fue el centro del conflicto armado, junto con la Orinoquía, durante más de 40 años, y luego de la firma del acuerdo de paz con las FARC la región pide a gritos planes de desarrollo, presencia institucional y oportunidades para su población. Esfuerzos del gobierno deben ir acompañados de incentivos para que los empresarios también hagan presencia en en el lugar y lograr recuperar el tiempo perdido que les robó la guerra. La región representa el 41% de la extensión del territorio colombiano y su participación dentro del PIB colombiano es menor al 0,3%.

amazonas1

El Amazonas se ha caracterizado históricamente por una economía fundamentada en la extracción de maderas, caucho, caza, pesca y la agricultura: maíz, plátano, arroz, caña de azúcar, ñame, aguacate, yuca, cacao, piña y otros frutales. Sin embargo, en los últimos años, este tipo de actividades agrícolas ha tenido un decrecimiento promedio de 3,3%. En contraste, durante los últimos cinco años, por grandes ramas de actividad, las que presentaron mayor crecimiento fueron: establecimientos financieros, comercio, restaurantes y hoteles, con un crecimiento promedio del 9%, 5% y 5,3% respectivamente. Dadas las condiciones geológicas, zonas protegidas para la extracción y los cultivos, el sector turismo es el que tiene un mejor potencial de explotación; no obstante, serán determinante los planes de construcción aeroportuaria para lograr aumentar el flujo de visitantes en la zona. (La Deforestación: una Estrella de Cuatro Puntas)

En el Guaviare, por su parte, la industria de alimentos y bebidas ha tenido un crecimiento promedio de 7,7%, también el comercio tuvo un repunte importante, representando el 12% del PIB departamental. Mientras tanto al igual que en el Amazonas, los cultivos agrícolas han presentado una variación negativa de 8,3% en el último lustro. Para aprovechar el potencial que tiene esta región es necesario inversiones en obras civiles: vías, puentes y túneles, pues serán claves para el movimiento de productos, ya que la infraestructura aeroportuaria y portuaria es prácticamente inexistente.

En contraposición a los demás departamentos, en el Vichada el agro es mucho más fuerte destacándose el crecimiento de la silvicultura y la extracción de madera. Dentro de los planes gubernamentales de sustitución de cultivos ilícitos, el departamento tiene un papel protagónico, apostándole a la siembra de cacao y palma de aceite. Empresas como Rio Paila y Castilla han aprobado inversiones por más de $8.244 millones para la construcción de una planta extractora de aceite de palma en los municipios de Santa Rosalía y La Primavera, donde tienen proyectado la siembra de 10 mil hectáreas, con lo que se formalizarían otros 1.000 empleos directos permanentes y 400 empleos indirectos.

No hay vías de acceso, no hay infraestructura aeroportuaria, no hay industria; en estos departamentos hay un océano de oportunidades para los empresarios. Es hora de que el Estado gire un poco más los ojos y no gobierne solamente un 50% del territorio ya que en los últimos 50 años se centró en los departamentos con mayores votantes, cercanos a la capital del país y de fácil acceso para las grandes multinacionales.

Artículos relacionados:

Print Email