Sector
¿Es el 2017 el Año de la Recuperación Económica en Colombia?
Lunes, 12 Junio 2017 02:02 921 Visitas

Written by  Artículos Especiales

Luego de conocerse las preocupantes cifras económicas al corte del primer trimestre del año actual, las cuales reflejan el pobre desempeño de las principales variables, se prendieron las alarmas, más si se tiene en cuenta las expectativas de recuperación que se tenían para este año.

crecimiento

Año 2016: Peor Crecimiento desde la Crisis Financiera

En materia económica, el año pasado puede resumirse como el de peor desempeño desde que se desató la última crisis financiera mundial. Fue un año con crecimientos moderados, en el que se atenuó la desaceleración en el segundo semestre. Sucesos como el fenómeno de El Niño, el paro camionero, los precios del petróleo, el incremento en las tasas de interés y la reducción del consumo, fueron los hechos de mayor impacto para el pobre rendimiento. Adicional a esto, se sumó un comercio exterior que no despegó y que generó un hueco en materia fiscal y cambiaria.

Los diferentes hechos que sucedieron a lo largo del año fueron configurando los retos que debía superar la economía nacional. La inflación desbordada a causa de los fenómenos climáticos y la acelerada devaluación obligaron al Banco de la República a incrementar su tasa de intervención, con el fin de aumentar el costo del dinero y controlar los precios de los bienes, lo que finalmente generó un impacto negativo en la tasa de crecimiento. Durante el último año también se presentó en la economía local el fenómeno de déficit gemelos (Déficits Gemelos: Síntoma que Representa la Política Económica de Colombia), reflejado en el alto déficit en cuenta corriente, que alcanzó un 6,5% del PIB, uno de los más altos del planeta. Como consecuencia, se generó un enorme detrimento en el orden fiscal, configurando de esta manera la necesidad de una reforma tributaria que subsanara las cuentas estatales, pero que finalmente terminó golpeando el bolsillo de los colombianos. Cabe anotar además que el comportamiento de los precios del petróleo representó una caída en cerca de $20 billones de pesos en los recaudos fiscales.

No obstante, el cierre económico del último año dejó algunas anotaciones positivas. Gracias a la implementación de la última reforma tributaria el país logró mantener el grado de inversión por parte de los calificadores de riesgo, aparte de que Colombia cada vez está más cerca del anhelado ingreso a la OCDE. Por otro lado, se fortalecieron de alguna manera las relaciones en el acuerdo de la Alianza del Pacífico y se lograron consolidar los puntos finales del cuestionado Acuerdo de Paz con las FARC, que, mal que bien, genera una mayor confianza a los inversionistas y es valorado por las instituciones internacionales a la hora de estimar el desempeño para los años venideros.

Retos Para el Segundo Semestre del 2017

El crecimiento del 1,1% del primer trimestre del año en curso no disimuló el actual freno que tiene la economía local y la resistencia que presenta frente a las últimas decisiones de carácter económico. Sin lugar a dudas el efecto de la reforma tributaria comenzó a sentirse en las finanzas de los hogares, Teniendo en cuenta que en abril la confianza de los consumidores –ICC- registró un decrecimiento de 2,8%, según Fedesarrollo. Adicional a esto, los escándalos de corrupción en el sector de obras civiles le han pasado la cuenta de cobro al ritmo de crecimiento, restándole impulso a la llamada nueva locomotora de la infraestructura (El 2017 Tampoco Será el Año de la Infraestructura).

Por su parte, el sector minero, el cual jalonó la economía años atrás, también se contrajo durante los tres primeros meses del año, anotando de esta manera ocho trimestres consecutivos con un comportamiento en retroceso. El comercio, que normalmente no se contrae, registró un comportamiento negativo durante este periodo, causado principalmente por el incremento del IVA. Cabe resaltar que, este sector llevaba 29 trimestres consecutivos en terreno positivo. El agro y la banca fueron los sectores que sacaron la cara durante los tres primeros meses del año y se espera que para la segunda parte del año continúen con su comportamiento positivo.

Así las cosas, los esfuerzos para lo que resta del año estarán encaminados a una mejora sistemática en el ritmo de crecimiento. En este sentido, las tareas son complejas, ya que se espera una continuidad en la reducción de la política monetaria contractiva por parte del Banco de la República, además de recuperar la confianza de los consumidores, blindar el sector de la infraestructura contra nuevos hechos que afecten su desempeño y reactivar el desarrollo de las vías 4G.

Ricardo Gómez Londoño
Ingeniero Financiero
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Artìculos relacionados:

Print Email