Sector
¿Por qué es Necesaria una Reforma Pensional en Colombia?
Martes, 18 Julio 2017 02:03 1061 Visitas

Written by  Artículos Especiales

Uno de los principales problemas que tiene actualmente la economía colombiana es el enorme hueco fiscal (alrededor del 4% del PIB), razón por la cual se estructuró recientemente la reforma tributaria. No obstante, uno de los factores que ha alimentado sistemáticamente las finanzas del Estado es el ineficiente y desajustado sistema de pensiones que tiene el país. Más de $34 billones de pesos se destinan para financiar las mesadas del régimen público (más que para educación), de los 19,8 millones de afiliados solo el 39% cotizan y de los 1,2 millones de pensionados públicos el 15% se lleva el 85% de recursos.

pension
Fuente: Pixabay

De acuerdo con la constitución colombiana, la Seguridad Social, de la cual hacen parte el sistema de pensiones, debe estar caracterizado por tres aspectos: universalidad, solidaridad y eficiencia. Sin embargo, al indagar sobre si se cumplen estas tres condiciones, existen situaciones que impiden afirmarlo. El sistema pensional de Colombia está mal estructurado desde sus bases y es además inequitativo. Esto si tenemos en cuenta que solo 3 de cada 10 colombianos en edad de jubilarse acceden a una pensión, mientras que en países como Uruguay o Argentina 8 de cada 10 habitantes obtienen una. Además, la población cotizante en nuestro país es muy baja (un poco más del 10% de la población económicamente activa) y, por el contrario, la irregularidad en las cotizaciones es muy alta.

Muchas han sido las instituciones, tanto nacionales como extranjeras, que han recomendado a Colombia reformar su sistema de pensiones. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial (BM) y la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (Ocde), han fundamentado sus argumentos basados en la forma regresiva e inequitativa con que se distribuyen las pensiones en Colombia. Para el año 2016, el Estado mediante el fondo público Colpensiones entregó a 1.244.880 jubilados más de $25 billones de pesos en mesadas, distribuidos de la siguiente manera: $22 billones por vejez, $1,09 billones por invalidez y $1,7 por sobrevivencia. Sin embargo, el recaudo del estado fue de apenas $14 billones entre los aportes de los afiliados y los traslados de las personas que se cambiaron de los fondos privados, por lo que el déficit lo cubrió el gobierno mediante subsidios, en detrimento de las cuentas públicas.

Adicionalmente, como el valor que se capitaliza de las cotizaciones necesarias para acceder a las pensiones es inferior al capital para financiar las pensiones en el sistema de reparto del Estado, se debe cubrir el dinero faltante mediante un subsidio implícito, subsidio que a su vez es regresivo, ya que crece en proporción al aumento salarial de quien lo recibe. Lo peor del asunto es que no son los más pobres quienes reciben los subsidios que otorga el Estado, mientras que gran parte de los recursos se filtran hacia los sectores medios y altos de los beneficiarios.

Otro de los grandes problemas que tiene el sistema es que el número de pensionados de los fondos privados sigue siendo bajo y por el contrario continúa creciendo la base de afiliados para el fondo público. En el último año cerca de 600.000 personas migraron hacia Colpensiones, lo que genera que la base sobre la cual se distribuye los subsidios del gobierno sea cada vez mayor.

¿Qué se debería hacer?

Como primera medida se deben eliminar los subsidios que otorga el Estado, dinero que sale del bolsillo de todos los contribuyentes. Según el Departamento Nacional de Planeación (DNP), el 65% de los recursos se van al quintil más alto. Las pensiones deben ser equitativas y proporcionales a lo que cada persona ha cotizado durante toda su vida. Para lograr lo anterior, se debe estimular que las personas ingresen al Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad (RAIS) donde actúan los fondos privados, y evitar que más personas ingresen al Régimen de Prima Media, donde van los estímulos estatales administrados por Colpensiones.

Por otra parte, el sistema pensional colombiano debe propender a ser más incluyente con el género femenino, ya que aunque la edad para las mujeres es inferior que la de los hombres, normalmente ellas acceden a pensiones con valores más bajos, debido al historial de su vida laboral y a la remuneración que recibieron durante la misma, además, el grado de informalidad es mayor y en este sentido no es un sistema universal.

En conclusión, los problemas del sistema de pensiones en Colombia se podrían resumir en los siguientes puntos:

  • Enormes recursos que otorga el Estado para subsidiar las pensiones.
  • Mala distribución de los recursos estatales.
  • Informalidad e irregularidad en las cotizaciones
  • Crecimiento exponencial de la expectativa de vida
  • Poca diversificación entre regímenes.

Una reforma pensional estructurada no se cocina de la noche a la mañana, pero si será menester del gobierno entrante comenzar a realizar una propuesta que permita una sostenibilidad, transparencia y equidad entre las personas que cotizan en Colombia.

Ricardo Gómez Londoño
Ingeniero Financiero
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Artículos relacionados:

Print Email