Coronavirus, un Llamado a la Consciencia Global

Desde su surgimiento en Wuhan, China (linkWet Markets: Origen del Coronavirus y Foco de Propagación que Debe Detenerse), a finales del 2019, el Coronavirus ha afectado a 873.862 personas en 206 territorios alrededor del mundo y ha cobrado 43.353 vidas. En Colombia, contamos con 906 casos, 31 recuperaciones y 16 fallecimientos . La pandemia se ha convertido en el mayor reto de los últimos tiempos y trajo consigo la necesidad de repensar el funcionamiento de nuestro sistema global.

El avance del virus ha revelado enormes dificultades sociales, de salud, políticas y económicas que enfrentan todos los países. En este aspecto, se encuentran diferentes estimaciones: una de ellas apunta a que las medidas de contención que han adoptado las naciones permitirán que en dos meses el avance de la enfermedad se detenga y comience la recuperación de la población bajo los tratamientos existentes. La segunda considera que este proceso llevará por lo menos seis meses y la última indica que serán entre 12 y 18 los meses para obtener resultados favorables en el desarrollo de vacunas y su uso masivo. En el primer escenario, el impacto en la economía sería relevante, pasando de un crecimiento mundial de 2,5% a 1,5%; en el segundo caso, nos encontraríamos en una situación de recesión y en el último ante una crisis, con un periodo de recuperación que tardaría entre 3 y 5 años.

Es importante tener en cuenta que las últimas crisis fueron causadas por factores financieros de especulación entre los actores de mercado (link Desregulación = Crisis Financiera. Lo Ocurrido en 2008) y, en esos casos, la Reserva Federal entró en un proceso de rescate. Sin embargo, en esta situación ninguna institución parece tener la cura: ni la FED, ni el FMI, ni el BCE, ni Trump, ni Xi Jinping, ni Angela Merkel, ni Putin, ni Macron, ni Bolsonaro, ni Gates, ni Bezos, ni Zuckerberg, ni Musk, ni Ortega han logrado parar el avance del Covid-19 y también parecen vulnerables ante la situación.

El mundo se ha detenido y ahora es irrelevante hablar de 4G, implementación del fracking, blockchain, big techs, guerras comerciales, migración, paros, Uber, Brexit, OCDE, trabajo por horas, fintech, Uribe, Guaidó, Greta Thunberg, Arabia Saudita, ISIS, Galeón San José, los Avengers, James Rodríguez, J Balvin, celebrar los olímpicos, pasar vacaciones en Disney, ir a un concierto, montar a Instagram un viaje lujoso o una fiesta extravagante, usar ropa de diseñador, tener un vehículo de gama alta, seguir a nuestro equipo favorito, etcétera. Todo esto es irrelevante ante la posibilidad de perder la vida.

Ante esta situación, el mundo nos muestra lo verdaderamente relevante:
• Mientras se desploma la economía, el medio ambiente comienza a tener un respiro, los niveles de polución y contaminación se reducen y los animales no son cazados ni víctimas de tráfico.
• La crianza de los hijos, que estaba delegada en terceros, se vuelve responsabilidad de los padres. El coronavirus nos obliga a ser familia otra vez y unirnos.
• Ahora muchas empresas no están pensando en automatización de procesos, sino en mantener el empleo, pues son las personas quienes generan la riqueza.
• Se extienden recursos y brazos de apoyo para las personas que viven de la economía informal y que por el aislamiento no tendrán dinero.
• Empresarios deciden cambiar el objeto de sus infraestructuras, como hoteles y centros de eventos, para ponerlos a disposición de la atención en salud ante una posible infección masiva.
• Se le da prioridad a las empresas asociadas a cadenas de suministros en alimentación, salud y acceso a medicamentos y servicios públicos.
• Hemos presenciado en los últimos años la mayor velocidad en innovación y creatividad, pero nos damos cuenta de que ni siquiera sabemos lavarnos las manos. La nueva situación impulsará la innovación con propósito.
• Francia decidió asumir los créditos, suspender el pago de alquileres e impuestos a las personas.
• Salvador suspendió la cuota de servicios públicos, créditos comerciales, hipotecarios, personales, arriendos. Las medidas incluyen a personas y empresas medianas y pequeñas. Adicionalmente, implementa un control de precios a la canasta básica.
• El país reflejo del capitalismo, Estados Unidos, nacionalizó la cadena de suministro de medicamentos. Adicionalmente, a cada americano se le entregará 1.000 USD como subsidio.
• Se evidencia que cuando los recursos en salud e investigación aumentan, hay resultados más rápidos para el control de las enfermedades. En este sentido, ¿cuáles deben ser las prioridades presupuestales de los gobiernos?

Al analizar estas acciones, sale a la luz que la cooperación y solidaridad son la cura para la enfermedad y, sobre todo, el interrogante de ¿si es este el viraje que necesita nuestro sistema?

También te puede interesar:
14 Pandemias Mundiales, Desde la Peste Negra hasta el Coronavirus (Infografía)
El Efecto de las Enfermedades Virales en la Economía Global ‘Coronavirus’

Wet Markets: Origen del Coronavirus y Foco de Propagación que Debe Detenerse

La industria de cría de animales salvajes y los “wet markets” representan 148.000 millones de yuanes en la economía de China. Su evolución mostró con el SARS y el Coronavirus que son un foco de propagación de virus, sin embargo, son pocas las iniciativas gubernamentales para desmontar esta industria lucrativa.

Existen evidencias de que gran cantidad de los virus que nos enferman se originan en nuestra relación con los animales, a través de una exposición directa o indirecta. Algunos ejemplos se identifican en 1997, cuando la gripa aviar que circulaba entre las aves de corral de algunas zonas de Asia y África causó morbilidad y mortalidad en los humanos. A su vez, el virus H1N1 fue el causante de la pandemia de gripa entre 2009 y 2010, y su origen se presentó en los cerdos. La rabia afecta tanto a animales domésticos (perros, gatos, caballos, bovinos), cómo silvestres (murciélagos, zorros, zorrillos), quienes la pueden transmitir al hombre mediante mordeduras, arañazos y lameduras. El SIDA tuvo sus primeros diagnósticos en 1981, pero su origen se remonta a 1920, en el Congo, proveniente de los chimpancés. Por su parte, el Ébola se detectó por primera vez en 1976 y tuvo su mayor propagación entre 2014 y 2016 en África Occidental, teniendo como origen a los murciélagos. En el caso del Coronavirus (linkEl Efecto de las Enfermedades Virales en la Economía Global ‘Coronavirus’), hay evidencia de que también proviene de un murciélago, que lo pasó a un pangolín antes de infectar a un humano.

Estas enfermedades transmisibles desde animales al hombre se conocen como zoonosis. Según datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), se estima que el 43,6% de las zoonosis presenta distribución mundial y que de estas el 45% son de origen viral, 28% bacteriano, 20% parasitario y el 7% agentes micoticos, presentándose en trabajadores agropecuarios y personas que tienen contacto con animales o sus productos (link14 Pandemias Mundiales, Desde la Peste Negra hasta el Coronavirus (Infografía)).

Si bien los virus son buenos para saltar entre especies, es raro que uno mortal viaje hasta los humanos, pues se necesitaría que todas se concentren en un lugar. Ahí es donde toma relevancia el mercado de Wuhan, en China. Este lugar, que se dedica principalmente a la venta de mariscos, también comercializa diferentes tipos de animales, desde ratas, coyotes, lobos, civetas, serpientes, puercoespines, salamandras, hasta cocodrilos.

El mercado de Wuhan es catalogado como un “wet market” (mercado mojado), un lugar donde los animales mencionados anteriormente son sacrificados y vendidos para el consumo. Peter Li, profesor asociado de la Universidad de Houston e investigador del comercio de animales en China, afirmó en una entrevista que en este mercado “los animales vivos están en jaulas, una encima de otra, y los que están en la parte inferior a menudo se encuentran empapados con todo tipo de líquidos que reciben de los animales ubicados en la parte superior: excremento, pus, sangre”. Esta situación es lo que permite que un virus pueda pasar de un animal a otro y si este entra en contacto o es consumido por un humano, el virus podría infectarlos y dar comienzo a una epidemia.

Recientemente, la página Godscience distribuyó un video en el que explica el origen de los “wet market” en China y la presencia de diferentes especies de animales en ellos. La razón se encuentra décadas atrás, en una decisión tomada por gobierno como medida para evitar las muertes por hambruna de su población, cuando el control comunista de los alimentos dio paso a la agricultura privada y algunos actores recurrieron a la cría de animales salvajes como una forma de sostenerse. Este negocio incipiente creció aceleradamente y fue respaldado por el gobierno, incentivando a las personas a ganarse la vida a través de cualquier actividad productiva. De esta forma, en 1988 se promovió una ley que designó a los animales como recursos del estado, alentando la domesticación y reproducción de los animales salvajes, lo que dio origen a la industria.

La promoción de la industria de los “wet markets” conllevó a la mezcla de diversidad de animales y de esta forma el origen de numerosos virus, que en 2003 mostraron su primer resultado con el SARS, siendo fecundado en el mercado de Foshan, Guangdong, China, a través de civetas. Ante el brote del virus, el gobierno decidió prohibir el comercio de animales salvajes, pero meses después, luego de evitar una epidemia, se declararon 54 especies salvajes como legales para cultivo. Se estima que al cierre de 2018, el mercado de cría de animales salvajes y los “wet market” movieron en la economía china 20.700 millones de dólares.

Tras el brote de Coronavirus, los “wet markets” volvieron a ser cerrados, pero, con una industria lucrativa, existe la amenaza una vez superada la pandemia se reestablezcan y sean focos de nuevos brotes si no se establece una política estricta y efectiva de prohibición a través de la exigencia de la comunidad internacional y el papel de la Organización Mundial de la Salud.

También te puede interesar:
Impactos del Coronavirus en China Favorecieron Demanda de Carbón Colombiano