La Ley de Vivienda Segura, conocida como Ley AntiSpace, tiene como objetivo proteger a los compradores de posibles daños estructurales en sus viviendas reforzando figuras de supervisión y revisión de los diseños de la construcción con miembros independientes. Esta ley se derivó a causa del colapso del Edificio Space en Medellín y de las construcciones ilegales en Cartagena.

De acuerdo con el Indicador del Metraje en Construcción elaborado por el Dane, durante el primer trimestre del año se censaron 28.9 millones de metros cuadrados de área que sería destinada para vivienda (casas y apartamentos), de estos, 20.6 millones correspondieron a construcciones en proceso de obra, lo que representa el 71.3% de la muestra.

El presidente, Juan Manuel Santos, anunció que se darán más apoyos para respaldar la inversión en finca raíz de los colombianos. De la mano del Fondo Nacional de Garantías, se trabaja en una estrategia para financiar la vivienda comercializada con contratos de leasing, para reducir inventarios en la clase media. Gracias a esto, se podrá acceder a una vivienda de este segmento, con precios entre 105 millones y 340 millones de pesos.

Según la Secretaría de Educación del Departamento del Tolima, el 60 % de las sedes educativas se encuentran en mal estado; pisos, techos y baños; esto es cercano a 1.700 colegios y escuelas. Dadas estas condiciones precarias de infraestructura, se genera un déficit en la calidad de la educación, las condiciones laborales de los docentes y la deserción de los estudiantes del sistema educativo.

Según la Cámara Colombiana de la Construcción, el sector tiene buenas perspectivas para 2018, después de la lenta recuperación que se vivió en 2017, con una desaceleración de 4,5%. Para Sandra Forero Ramírez, presidenta de la entidad, “se espera empezar el año con la construcción de 150 mil unidades de vivienda vendidas que aún no han iniciado obra. Lo que significa un incremento aproximado del 4,6% en el desarrollo del sector comparado con el 2017”.

Miércoles, 21 Febrero 2018 11:39

Colombianos Prefieren Vivienda Usada que Nueva

Written by

De acuerdo con la Federación Colombiana de Lonjas de Propiedad Raíz, gracias a que la antigüedad de los inmuebles reduce su precio de adquisición, en 2017 la construcción de vivienda cayó 6,2%, pues los colombianos prefirieron la vivienda usada que nueva.