En vista de que el conflicto comercial entre Colombia y Estados Unidos por los aranceles al acero y aluminio que impuso Trump, no se ha resuelto, la ministra de Comercio, María Lorena Gutiérrez, afirmó que seguimos insistiendo en la vía del diálogo y la diplomacia comercial, pero no nos vamos a alejar de las discusiones dentro de la Organización Mundial del Comercio.

El pasado 20 de mayo, Estados Unidos confirmó la suspensión de aranceles a productos chinos con la condición de que China cumpla con sus compromisos, así lo afirmó Steven Mnuchin, secretario estadounidense del Tesoro.

El acero y el aluminio proveniente de Venezuela encendió las alarmas de las autoridades y la preocupación de los productores del sector. De acuerdo con la ministra de Comercio Industria y Turismo, María Lorena Gutiérrez, con el fin de ahorrar entre 10% y 15% de insumos, los constructores están adquiriendo este tipo de material sin certificación, poniendo en riesgo, entre otras cosas, a las nuevas edificaciones del país, dada la falta de requerimientos de sismo resistencia exigidos por la ley.

María Lorena Gutiérrez, Ministra Comercio, Industria y Turismo de Colombia, estuvo buscando un mecanismo adicional para que los industriales del acero y el aluminio en Colombia estuviesen excluidos en las medidas arancelarias que Donald Trump impuso en marzo; del 10% y el 25% respectivamente.

Viernes, 09 Marzo 2018 11:53

OCDE Pide Reducir Producción Mundial de Acero

Written by

Luego del anuncio del presidente de Estados Unidos Donald Trump sobre la imposición de aranceles a las importaciones del acero, el 6 de marzo de 2018, Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos, hizo un llamado a la disminución en la producción mundial de acero con el fin de evitar una guerra comercial.

Jueves, 15 Febrero 2018 01:37

Supermadera, el Nuevo Competidor del Acero

Written by

Un equipo de ingenieros de la Universidad de Maryland sometió la madera a una solución de hidróxido de sodio y sulfito de sodio, de manera que se genere la formación de fibras de celulosa que son 12 veces más resistentes que la convencional. Un segundo paso consiste en comprimir la madera a 150°F, eliminando los agujeros y nudos para formar enlaces químicos que fortalecen el material a escala nanométrica.