Miércoles, 02 Agosto 2017 17:30

Sanción para Ferrocarriles del Pacífico

Written by

Luego de suspender el servicio público de transporte férreo de carga, la Delegada de Concesiones e Infraestructura impuso una multa a Ferrocarriles del Pacifico por 276 millones de pesos aproximadamente.

La rigidez de los salarios y la de los precios es compleja en el país. En el caso de los salarios su regulación y establecimiento anual genera una pérdida no recuperable del poder adquisitivo. La razón es que los precios presentan modificaciones día a día, usualmente con tendencia alcista, dado que son rígidos sólo a la baja, y cuando se intenta nivelar con el incremento anual del salario, sencillamente los precios vuelven a subir, luego un efecto que ya era causado, se vuelve a causar y así ocurre año tras año.

Una buena noticia brilla en medio de las dificultades que de forma constante y profunda perjudican el sector de los transportadores de carga, entre los que cuentan: el alto costo de los combustibles, la regulación en cuanto a permisos y procesos de chatarrización, las restricciones por festividades, los paros, el impacto climático sobre la infraestructura vial y el aumento de los peajes. Se trata de la generación de nuevos vehículos y autopartes amigables con el medio ambiente, lo cual reduciría los niveles de contaminación.

De acuerdo al más reciente informe del DANE, el Índice de Costos de Transporte de Carga por Carretera (ICTC) en mayo de 2017 aumentó 0,04%, presentando menores incrementos mensuales en tres de los cuatro grupos de que lo componen. De esta forma, el grupo de combustibles registró un aporte negativo al índice con una variación de -0,02%, mientras que el rubro de Costos fijos y peajes subió 0,03%.

Múltiples son las quejas de las personas sobre el gremio de los transportadores de carga y más cuando están en paro o se encuentran próximos a realizarlos. Sin embargo, analizando un poco más a fondo la situación que afrontan quienes pertenecen a este sector, no es fácil y quizá, con razón justa, reclaman.

Como si no fuera suficiente el impacto que el gobierno ha interpuesto a los transportadores de carga terrestre a través del incremento casi que permanente mes a mes de las tarifas de los combustibles y el golpe del clima al sector, causado por los derrumbes, derribo de puentes y crecientes súbitas; ahora llegó el problema de las restricciones a las zonas céntricas comerciales, un factor que de hecho ya venía funcionando en algunas ciudades y que ahora se está generalizando a medida que la movilidad vial en las ciudades está colapsada.